25/12/08

"Ratones"




Ratones y ratones llenan las calles de la ciudad amurallada.
Yo vivo en una pequeña casa cerca de la salida. Muchas veces me encuentro con personas extravagantes que entran sin permiso a pedir comida.
Eso es lo peor. Encima del mal olor que desprenden, tengo que darles de comer.
En fin, supongo que nací en esta posada por algo. Mis padres ya la heredaron de sus padres y estos también la heredaron de sus padres. Un pez que se muerde la cola.
Mi nombre es Serena. Tal vez porque cuando era pequeña apenas si lloraba y no les daba guerra a mis ahora, ancianos padres.
En las calles de mi ciudad (rodeada de muros como he dicho antes), siempre hay barro. Las carretas y los animales que tiran de ellas, están sucios y hay un olor muy característico en todos lados. El cielo oscurece muy pronto. Mis padres dicen que es porque estamos predestinados a que el fin del mundo acabe aquí, en esta pequeña ciudad. Yo nunca les he creído. Pero últimamente estoy bastante extrañada. Siento que algo está cambiando y no logro adivinar que es. Presiento que va a pasar algo. Aunque dudo que sea algo malo o el fin del mundo.
¿No lo sentís? Está en el aire. En todos los recovecos de mi ciudad. Sobre todo de noche, en mi casa… sensaciones que no se explicar. Pero que no me atrevo a decir a mis padres. Ellos creerían que el fin del mundo se acerca. Y no terminarían sus vidas llenos de alegría y optimismo. Acaban de llegar unos viajeros. Voy a ver que desean. Si gustáis podéis pasar a la chimenea del fondo. Aquí en la ciudad, hace mucho frío. Hasta luego.
votar

1 comentario:

  1. Me gusta ese nombre... y, con tu permiso, me quedo a ese lado de la chimenea, escuchándote.

    Un saludo :)

    ResponderEliminar