28/12/08

"Josué"

Hola, buenas noches. Hace un día helado.
Hoy ha venido un familiar lejano a vernos. Es un chico de más allá del horizonte. Ha traído regalos para todos. Y también ha traído historias apasionantes.
Se llama Josué, y es un hijo de una prima de mi madre. Es un líder en su pueblo. Casi todo el mundo va a verle para que le resuelva sus problemas. Dicen que es mago.

Aquí, en Tierra Opaca apenas si se cree en la magia. Si se habla de algo sobrenatural, por pequeño que sea, se calla rápido. Tenemos miedo a… no sé, supongo que al fin del mundo, como dije el otro día.

Mi madre se ha entusiasmado con la visita de Josué. Este es una persona muy alegre y nos ha contado millones de anécdotas divertidas. Cuando hemos terminado de comer, él y mi primo Alexandro han ido a dar una gran vuelta por los campos de alrededor de la ciudad. Se notaban felices y cansados cuando han vuelto.
He ido con ellos a la despensa a coger leña y me han estado contando todas las cosas que han hecho juntos. Y todas las flores y arbustos desconocidos que se habían encontrado por el camino.

Me ha dado por reír. Me encantaría irme con Josué. Es posible que en una semana, vaya a las montañas nevadas del otro lado. Alexandro quiere ir también. Él seguro que se irá. Es una alma aventurera. Les he dicho, que en cuanto cerremos la posada, me tomaré unas largas semanas de descanso. Mi primo se ha carcajeado con ganas al oírme decir aquello. Sabe como son mis padres… ellos no cierran la posada ni por todo el oro del mundo…

Pero, yo me iré con mi primo y Josué… sí, me voy a ir con ellos. Dentro de unos días, cuando pase el frío nos iremos. Y entonces… bueno ya os contaré. Seguiré viéndoos a pesar de no estar en la ciudadela.

Estoy contenta. Muchos besos para todos. Hasta otro rato. votar

26/12/08

"Hoy"


Hoy ha sido un largo día. Han venido un grupo de escaladores. Vienen de la ciudad de al lado. Son una gente extraña. Son muy amables y casi siempre están sonriendo. No sé… no son como las gentes de este lugar.

Cuando les he preguntado que deseaban de comer, me han dicho de modo simpático que lo que tuviera en la despensa. Sin duda, aquí en Tierra Opaca (que es así como se llama mi ciudadela), las personas e incluso los animales son de otra forma.
Tengo ganas de ver mundo. Mi primo Alexandro me ha dicho que muy lejos de aquí, los colores del día son impresionantes. Casi te dejan ciego de la luminosidad que desprenden. También dice que los días son muy largos y las noches cortas y que el frío apenas si dura. Soy feliz cuando me imagino por esos sitios. Seguramente algún día vaya a ver otras ciudades.

Vaya… mi anciano padre me llama. Creo que necesita que le ayude en la cocina. Bueno, me despido con muchas ganas de veros algún día cercano.
votar

25/12/08

"Ratones"




Ratones y ratones llenan las calles de la ciudad amurallada.
Yo vivo en una pequeña casa cerca de la salida. Muchas veces me encuentro con personas extravagantes que entran sin permiso a pedir comida.
Eso es lo peor. Encima del mal olor que desprenden, tengo que darles de comer.
En fin, supongo que nací en esta posada por algo. Mis padres ya la heredaron de sus padres y estos también la heredaron de sus padres. Un pez que se muerde la cola.
Mi nombre es Serena. Tal vez porque cuando era pequeña apenas si lloraba y no les daba guerra a mis ahora, ancianos padres.
En las calles de mi ciudad (rodeada de muros como he dicho antes), siempre hay barro. Las carretas y los animales que tiran de ellas, están sucios y hay un olor muy característico en todos lados. El cielo oscurece muy pronto. Mis padres dicen que es porque estamos predestinados a que el fin del mundo acabe aquí, en esta pequeña ciudad. Yo nunca les he creído. Pero últimamente estoy bastante extrañada. Siento que algo está cambiando y no logro adivinar que es. Presiento que va a pasar algo. Aunque dudo que sea algo malo o el fin del mundo.
¿No lo sentís? Está en el aire. En todos los recovecos de mi ciudad. Sobre todo de noche, en mi casa… sensaciones que no se explicar. Pero que no me atrevo a decir a mis padres. Ellos creerían que el fin del mundo se acerca. Y no terminarían sus vidas llenos de alegría y optimismo. Acaban de llegar unos viajeros. Voy a ver que desean. Si gustáis podéis pasar a la chimenea del fondo. Aquí en la ciudad, hace mucho frío. Hasta luego.
votar