30/7/09

“En los sueños”

Una palabra en mi mente: Gaviota.
No sé de donde viene ese nombre, pero dentro de mi sueño, hay muchas de ellas.
Sobrevuelan por encima del mar, y de vez en cuando, se estrellan en él para coger algún pez despistado. Mientras pasa esto yo estoy de pie, observando la escena, con mis pies descalzos en ese agua tan curiosa. Es una sensación muy agradable.

Como veis, sigo en la misma situación que hace unos días. Mariana se fue a otra excavación cercana hace unas horas. Dice, que volverá pronto y que traerá consigo al hombre más sabio que conoce. Yo le he dicho que no se preocupe, que al fin y al cabo, la temperatura de mi cuerpo ya es normal y los desvanecimientos han dejado de producirse. Le he dicho que solo me quedan estos sueños reales, de los que yo disfruto.
Pero ella no es capaz de dejar de preocuparse. Lleva toda la semana nerviosa, esperando ver aparecer a Josué y su maestro. Para ella habría sido un gran alivio que esto ocurriera, ya que hace cuatro días descubrieron otro resto calificado de “extraño”.

No me ha querido contar bien de que se trata, pero me ha comentado que gracias a ese artilugio, las personas que vivían aquí antes, eran capaces de comunicarse en la distancia, sin necesidad de practicar la magia de hoy en día (para llegar a comunicarnos en la distancia, tenemos que estudiar y practicar mucho. Josué me enseñó esto, cuando estuvimos en la gruta y gracias a ello, he podido tener sueños telepáticos con él, e intuiciones fuertes de que pronto regresaría).

No he comprendido bien, como un instrumento o un aparato físico, puede servir para comunicarse con personas que viven lejos. Si lo tuviera, podría hablar con mis padres y saber si se encuentran bien. Podría intentarlo con la magia, pero dice Josué, que si mis padres no creen en ella, que aunque me escuchen o me sientan, van a pensar que son imaginaciones suyas. Así que… he decidido no intentarlo.

Veo que Mariana ya ha regresado. Viene cargada de regalos y de comida. Que bien. Pero parece que está sola… tal vez no haya encontrado al sabio… si es así, no me importa. Josué y Lorenzo, ya están cerca de aquí. Y siento que pronto me recuperaré por completo. Tengo ganas de continuar el camino.
Besos votar

1 comentario:

  1. Hola.
    Tus relatos son muy amenos y hermosos, los leo todos, sabes narrarlos muy bien para que los veamos, no sé si serán reales o son cuentos pero son muy logrados.
    :)

    ResponderEliminar