21/8/09

“La Posada Mágica”

Por fin pudimos irnos de las excavaciones.
El calor y el polvo continuo, no ayudaban a mi completa sanación.
Josué tomó la decisión hace unas noches, cuando me vio beber temblorosa, una jarra de agua.

Salimos muy temprano, con la idea de llegar cuanto antes a la posada “Mágica” (me ha dado por llamarla así. Desde que llegamos aquí, el tiempo parece que no existe).
Mariana vendrá en unos días, ya que Lorenzo va a impartir unas clases de nuestros antepasados.
No hablará de restos, pero todo lo relacionado con esas personas, a Mariana le interesa mucho.

Nada más llegar a los alrededores de la posada, se vislumbra una torre.
Ésta forma parte de la posada, y aunque parezca estrecha y alargada por fuera, por dentro es muy amplia y sin escalones.

La Magia comenzó a vernos desde el preciso instante en que atravesamos una ladera donde está escrita con piedras en el suelo, la palabra: SUR.
Lo primero que presentimos fue, que Lorenzo aparecería al girar la última curva del camino. Y así fue. Con su peculiar agilidad nos vino rápidamente a buscar:
- Me alegra veros amigos – Gritó vivaracho – Las clases comienzan en dos horas. Nos da tiempo de ver vuestras habitaciones.
- Estupendo – Respondió Josué – Serena necesita algo de reposo antes de empezar.
Le seguimos.
Llegamos a la torre, y no se veía nada más…Para mí sorpresa, entramos en ella.
Las luces claras del día, se tornaron oscuras y notamos como el calor se iba.
- ¡Descalzaros! – Avisó Lorenzo – Esta zona es para no ser manchada por la tierra de fuera. Y coged cada uno un candil de esa despensa. Necesitaremos luz.
El frío, estaba ya en todo mi cuerpo. Sentí escalofríos y algo de temor. El lugar era extraño y parecía abandonado.
No era como lo había imaginado…
Recelosa cogí un candil.
Una vez encendidos, seguimos a Lorenzo.

Esa mañana fue la primera y la más emocionante, pero no por eso la más rara.
Están pasando muchas cosas que me impresionan.
Las clases, mi habitación, las personas que aquí hay… (Aquí las personas andan muy despacio. Es como si andaran sin tiempo. Sin espacio. Casi como si volaran…).

Tengo que ir a clase.
Os sigo contando más tarde.
Besos. votar

4 comentarios:

  1. Buen día de clase..me encantó tu relato
    gracias por compartir

    cálido abrazo

    ResponderEliminar
  2. esperaremos que vuelvas de la escuela a que sigas con el relato un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Que vayan bien esas clases. Un beso fuerte. Bonito relato. Hasta pronto y gracias por seguir mi desván.

    ResponderEliminar
  4. ¡Saludos!
    Grata sorpresa me llevé al descubrir tu blog. Por favor, me encantaría que le echases un vistazo a los míos y me comentases qué te parecen:
    http://findestemundo.blogspot.com
    http://calviva.blogspot.com
    ¡¡¡Muchísimas gracias!!!

    ResponderEliminar