6/8/09

“Los cuentos”

Ya estoy mucho mejor. Ya no tengo sueños y por las mañanas me dejan acercarme a los restos. Tengo que ir con todo el cuerpo cubierto y acompañada de dos investigadores, pero me encanta que me permitan ver lo que están desenterrando.

Por fin regresó Josué, y aún no nos podemos marchar. Dice que cuando esté completamente recuperada, lo haremos.
Me ha dicho que supo de mis pérdidas de consciencia y de mis sueños, gracias a la telepatía. Incluso me ha descrito algún sueño real de los que tuve… me parece asombroso.

Lorenzo partió ayer a nuestro destino. Tiene estudiantes que lo esperan desde hace semanas, y ya no podía retrasarlo más.

Josué me ha explicado el por qué de mis sueños. Dice, que eran necesarios que los tuviera:
- Es importante – Dijo – que los sueños que has vivido no los olvides… te serán de gran utilidad a donde vamos. Cuando comiences las clases, entenderás mejor lo que te digo.

Como en otras ocasiones, las palabras de Josué no me han aclarado gran cosa, pero por lo menos, me han hecho sentir más tranquila. Parece ser, que el haber tenido los sueños ha sido algo muy bueno para mí…. Yo desde luego, estoy totalmente de acuerdo. He podido disfrutar y ver paisajes y animales, que nunca había tenido la oportunidad de conocer.

Mariana me ha regalado uno de los restos. Son unos escritos de hace muchos años.
- ¿Cuántos? – Le he preguntado curiosa a Mariana.
- Muchos Serena… muchos… más de los que podrías imaginar – me ha respondido con ese halo de misterio que a las gentes del lugar les gusta tener.

En realidad el escrito es como un cuento. De esos que Josué cuenta a los niños y a todo el que le quiere escuchar, mientras practica su magia. Está escrito en color azul muy fino, como los rollos que encontramos en la gruta. Al ver que Mariana no me ha dicho la fecha del escrito, se lo he preguntado a Josué, y él me ha dado más información. Me ha contado que los restos que están encontrando, son de las personas que escribían estos cuentos. Parece ser que muchos años antes de que existiera todo lo que conocemos, hubo otros seres parecidos a nosotros (yo digo que eran como nosotros, pero es que a Josué le encanta inventar leyendas). Estos seres, utilizaban muchos artilugios para poder entenderse los unos con los otros, y tenían una gran variedad de tintas de colores con los que escribían de muchos temas.
- Eran gente curiosa – me ha dicho con expresión de admiración – Les encantaba acumular todas estas cosas y escritos. Lorenzo dice que incluso en muchos hogares, tenían cientos de ellos en una única habitación…y allí los dejaban.

Tengo ganas de leer otra vez el escrito.
Voy a decirle a Josué, que lo cuente él.
Hasta pronto. votar

1 comentario:

  1. Precioso tu relato
    me quedé como un niño
    a mi mente recuerdos de la abuela
    esas tardes de verano
    en que me empujaba a soñar

    abrazo cálido

    ResponderEliminar