22/10/09

“El Oeste No Existe”

Lorenzo partió hace tres días, y aún no sabemos nada de él.
Emprendió su marcha, con muchas ganas e incertidumbre.
Josué quería acompañarlo (ya que yo decidí no hacerlo), pero esta semana, es muy complicada para él, ya que tiene muchas clases.

Lo cierto, es que el Lorenzo. No tendría que haberse ido tan pronto al oeste, porque lo que ocurrió hace unas horas, le habría resuelto muchas de sus dudas.
Os explico.

Esta mañana, Mariana, llegó con grandes nervios a la torre.
Sin embargo, caminaba despacio, como si algún lastre la sujetara de los pies.
Cuando vio que el maestro Lorenzo no estaba, cayó aún más en la desesperación.
Le conté porque se había tenido que ir y alzando la voz, me dijo:
- No puede ser Serena. Necesito a Lorenzo. Él es único capaz de comprender lo que está pasando en los restos.
- ¿Qué está ocurriendo Mariana? ¿Ha habido algún nuevo hallazgo? – Le respondí.
Mariana, sin parar de caminar de un lado a otro, me miró con terror en sus ojos.
- Sí amiga. Después de lo que me has contado de los niños del oeste, sí, ha habido un nuevo y espeluznante nuevo hallazgo…
Sin poder aguantar más su misterio, dije con un leve grito:
- ¡Dime Mariana! Cuéntamelo. ¿Es necesario que organicemos un viaje para localizar a Lorenzo?
Mariana no me respondió. Su mirada perdida y sus incesantes cambios de lugar, me estaban poniendo muy nerviosa a mí también.

Por fin, Mariana hablo:
- Serena… - Dijo despacio - ¿Recuerdas que cuándo estuviste en la excavación, encontramos algún artilugio extraño, que no es propio de ésta era y varios escritos?
- Claro – Respondí con entusiasmo – Fueron los mejores días de mi estancia en aquel lugar. Hasta que enfermé…

- Bien – Continuó Mariana – Esta misma tarde, hemos encontrado otros restos parecidos. Pero esta vez, sí hemos podido determinar de cuándo son, ya que…
Mariana enmudeció. Su cara pálida y sus ojeras, le hacían parecer más mayor.
- Creo que Lorenzo está en serio peligro Serena… el oeste no existe. Hace tiempo desapareció, según los escritos que hemos encontrado esta tarde en los restos, hace ahora dos mil años.

Después de escuchar aquello, comprendí lo que pasaba. Mariana había caído en el mal del excavador. Sus ideas no eran más que reflejo de su falta de comida y agua.
- Sé lo que estás pensando amiga – Me dijo Mariana como si me hubiera leído el pensamiento – No estoy loca. Tienes que venir a verlos. Los escritos son reales… incluso hemos encontrado algo mucho más extraño…
¿Algo más extraño?, pensé con desazón.
- Al lado de los escritos – Continuó Mariana – Había una especie de dibujos de niños en una aldea muy parecida a la torre.
Lo inexplicable de todo lo que está ocurriendo, me ha hecho estar todo el día atenta a los acontecimientos.
Voy a acompañar en un rato a Mariana a los restos. Josué y otros maestros también van a ir a investigar.
Si lo que dice Mariana es la verdad, algo que se escapa de la lógica, hemos vivido todo el tiempo que estuvimos con Sergio y sus compañeros.
Os sigo contando.
Hasta luego. votar

3 comentarios:

  1. WUAO ENTONCES LORENZO ESTA EN PELIGRO, QUE SUCEDERA EN EL SIGUIENTE EPISODIO, UN ABRAZO, YA LE VOY COJIENDO EL HILITO, JEJEJ UN ABRAZOTE MUACK

    ResponderEliminar
  2. Un abrazo de Serena a Serena! ;)

    ResponderEliminar
  3. Me gusta tu relato. Su serenidad. Muy, muy hermoso.

    ResponderEliminar