10/12/09

“Aprender en los sueños”

Siempre había pensado, que cuando se va creciendo, después, ya no hay retorno posible al pasado, ya que es eso, lo que mis padres me enseñaron. Esto, es lo que sus padres les enseñaron a ellos, y así por generaciones.
Nadie, nos explicó, que la línea que une el pasado, presente y futuro, es tan delgada, que apenas si se llega a ver.

Los sueños reales, me han transportado a otra era. A otro mundo, que ni tan siquiera mis más viejos antepasados, conocieron.

Las noches al lado de Jeno, han sido especiales.
Hemos llegado a soñar las mismas cosas, y a hablarnos en los sueños, como si estuviéramos despiertos.
La conexión es muy fuerte. Es mucho más fuerte, que la que tengo con Josué. Él, tampoco ha dejado de buscar a Lorenzo desde que regresó a la torre.
Claro, que lo ha hecho de modo muy distinto al de Jeno y yo.
Josué, se ha encargado de recopilar datos históricos y archivos, para ver si en ellos, figura Lorenzo.
Como muy bien sabía Jeno, Josué, ha encontrado a Lorenzo, justo en la misma era, con la que yo estoy soñando.
Es una época llena de ruido y de gente.
Me despierto de los sueños, casi siempre, por los extraños sonidos que escucho en ellos. Son como silbidos fuertes y murmullos de personas recitando al unísono, algo parecido a versos.
La sensación, no suele ser agradable, ya que en mi mundo, los gritos, algarabías y ruidos, no son muy bienvenidos.

En uno de mis sueños, he visto a Lorenzo.
Estaba con otros ancianos, y flotaban por encima de mi cabeza.
Sus miradas sabias, y sus palabras, se han quedado en mí, una vez más.
- Siempre hay una salida positiva a los conflictos – repetía uno de los eruditos que acompañaban a Lorenzo.
- No lo creo – Le replicaba otro – Las circunstancias no siempre son las más adecuadas para ello.
- Por supuesto – Continuaba Lorenzo – las mejores oportunidades de cambio se dan si estamos preparados para ello.

Apenas si entendía las palabras de aquellos seres flotantes.
Lorenzo, en un momento de la conversación, miró hacía donde yo estaba, y me invitó a participar.
Le dije que no quería hacerlo. Que no me sentía con fuerzas.
Le dije, que llevaba tiempo buscándolo, y que ahora que lo había encontrado, mi mayor deseo, era volver al presente, para seguir con mis estudios.
- Muchacha – Me cantó Lorenzo – Como es posible que estés deseando algo que aún no ha ocurrido y que no sabes si pasará. Estás aquí ahora. Aprendiendo. Tus sueños siempre te han enseñado, ¿no es cierto?

Recuerdo, que le miré con intriga y sin ganas, ya que el cansancio era mayor ahora.
El sopor que sentía, hizo que me desvaneciera en la nada.
Fue cuando desperté.

Mañana, Jeno vendrá conmigo a uno de esos sueños reales.
Me ha dicho, que teme que Lorenzo, esté perdiendo la noción del por qué está allí.
Veremos que ocurre…
Besos para todos. votar

No hay comentarios:

Publicar un comentario