3/12/09

“Descubriendo El Pasado”


Jeno me ha recordado el por qué de nuestra búsqueda.
Lorenzo, está muy cerca de nosotros. O nosotros de él…
Desde anoche, Jeno y yo, descansamos en la habitación de Lorenzo, intentando con nuestros sueños, atraer al anciano hacía el ahora.
Jeno ha soñado con él, durante todos estos días.
Yo, por el contrario, sólo he podido llegar a ver un reflejo del maestro en un espejo de mis sueños.
Cuando cierro los ojos, lo veo.
Veo al hombre que venía a visitarme cuando era una niña. Veo su pelo canoso, igual que ahora...
También estoy viendo más cosas…
Jeno es un sabio de la torre, que ha estado oculto para mí, desde que llegué.
No fue, hasta que enfermé la última vez, que no lo reconocí.
Ahora, veo con claridad, el día que lo encontré por primera vez…
No fue en la torre, sino en la posada de mis padres.
Es curioso, como la mente oculta informaciones valiosas para nosotros…
Aún es más curioso, ya que Jeno me llamó la atención, desde que entró por la puerta de la posada.
Sin embargo, el recuerdo que tengo de esa persona, no es la imagen que ahora veo de él.
Su rostro no era tan joven, y sus cabellos eran muy diferentes…
Jeno me ha estado explicando la capacidad de la mente, para atraer a las personas y circunstancias que nos hacen bien en nuestra vida.
Me ha dicho, que yo, en la época en que lo conocí, no estaba preparada para ello.
En esos momentos, nunca habría imaginado, que lo que estoy viviendo ahora, fuera posible.
Jeno se presentó en mi ciudadela, diciendo que venía de una tierra muy lejana. Traía las ropas desgastadas y muchas necesidades básicas que cubrir.
Cuando me acerqué a él la primera vez, recuerdo que me dijo:
- Serena… tu nombre es tu señal…
Lo miré a sus profundos ojos, y creí ver en ellos, una especie de sensación familiar. Me pareció reconocerme en su mirada.
Fue una sensación tan extraña y fugaz, que apenas se quedó en mi mente por unos instantes.
Cuando levanté la vista, ya estaba en otros pensamientos y en otras tareas del día a día.
Jeno es optimista con Lorenzo. Dice que si él no es capaz por sí mismo, de acercarse a nosotros, que seremos nosotros dos, los que llegaremos a él.
El pasado está muy presente en mí estos largos y tranquilos días, al lado de Jeno.
Su sonrisa me anima a continuar…
Sé que muy pronto, Lorenzo estará con todos nosotros.
Hasta pronto.
votar

1 comentario:

  1. Gracias por tan buena información.

    Siempre un placer pasar a visitarte, aun no sea tan seguido como mereces, pero no dispongo del tiempo que desearía.

    Recibe un relajante y enérgico abrazo de luz para tu ser.

    Beatriz

    ResponderEliminar