29/1/09

“Esta noche salimos”


Esta noche salimos de esta aldea. Hemos estado aquí toda la semana, disfrutando de la compañía de un grupo de jóvenes circenses. Es muy posible que se unan a nosotros en nuestro viaje.

A María ya se le ha curado el pie por completo. Esta más animada que antes. Creo que mi primo y ella están enamorándose.

Al final, no he ido a hablar con la hija del posadero. Es una persona muy esquiva y no hemos coincidido casi nada. Me habría gustado, la verdad. Por lo menos para compartir experiencias. Nuestras vidas se deben de parecer mucho.

Jota, es una chica del circo ambulante. Nos hemos hecho muy amigas. A ella si que le he contado historias de mi ciudad. Ella me ha contando también su vida. Dice que nació en una gran aldea, llena de personas ricas. Ella sin embargo, nunca tuvo lujos. Su madre cuidaba a una niña de un gran caserón, y a ella le tocaba quedarse en su pequeña casa, cuidando de sus 6 hermanos pequeños.Voy a recoger mi ropa. Dentro de unas horas se hará de noche y volveremos a las montañas. Jota me espera en su habitación.

Muchos besos para todos.
votar

22/1/09

“La aldea estaba muy lejos”


Hemos estado andando varios días. La aldea estaba más lejos de lo que parecía. Pero por fin hemos llegado.

Ayer, a media tarde, Josué gritó algo así como: “Comida a la vista”. Todos le miramos con cara de sorpresa… hemos comido muy poco en el trayecto…
Cuando vimos la aldea a lo lejos y el humo de las chimeneas… suspiramos aliviados. Sobre todo Alexandro y María. Mi primo ha llevado a María casi todo el rato. Su pie en vez de mejorar, ha ido empeorando.

Esta mañana estamos todos en nuestras habitaciones. Descansando. Anoche cenamos cordero, y esta mañana una chica muy simpática, nos ha traído unos bollos y leche. La chica, es hija del posadero. Me recuerda mucho a mí… Su forma de ser, su cara… Tengo que preguntarle… Tal vez seamos parientes. Claro… que sería muy raro. Que yo sepa la familia de mis padres nunca han salido de Tierra Opaca.

María aún duerme a mi lado. Los chicos me imagino que siguen también dormidos en la habitación de al lado. Yo llevo despierta una hora por lo menos. Me he levantado con mucha hambre.
Esta mañana viene un médico a ver a María. Espero que se cure pronto, y podamos seguir nuestro camino todos juntos.

¡He recordado una cosa!… Voy a ir a ver a la chica de la posada… Es posible que… Sería algo mágico pero quién sabe… Os cuento... Mis padres me relataban de niña una historia muy curiosa. Decían que en el otro lado (más allá de las montañas), cada uno de nosotros teníamos un doble. Me contaban que en el otro lado, una chica como yo, vivía en una posada, y ayudaba a sus padres… igual que yo. El mismo pelo, la misma cara, las mismas ideas… Yo no les creía. Sabía que era un cuento. Sin embargo… Últimamente han ocurrido tantos acontecimientos que he deseado y se han cumplido… Tal vez la magia existe. Voy a comprobarlo. Hasta luego.
votar

15/1/09

"Las montañas"


Las montañas están resultando ser muy difíciles. A María se le ha congelado uno de los dedos de los pies. Mi primo está muy cansado. El frío le hace desvariar.

Hoy me ha dado por pensar y por comparar esta excursión a la vida. Todos nos tenemos que enfrentar más o menos a las mismas cosas, pero no todos las enfrentamos del mismo modo. Josué es el que parece más entero. Yo tengo escalofríos casi continuos, pero me siento motivada y con ganas de seguir andando.

Pero claro… hoy hemos tenido que parar muchas veces. María casi no puede andar con su pie malo, y estamos caminando más despacio. Alexandro ha estado llevándola en brazos un buen rato.

Josué dice que ya mismo llegamos a una ladera, al pie de una gran montaña… dice que queda muy poco para llegar a la aldea Luz Estrellada. Yo tengo ganas de llegar. Echo de menos mi casa.

Sin embargo, estoy muy tranquila y observo los acontecimientos con lejanía. Intento no pensar mucho, y camino mirándome los pies, concentrada en mis pasos. Me repito para mis adentros frases de ánimo y aliento. Josué no habla. Se guarda todas las fuerzas para continuar el trayecto sintiéndose fuerte, ya que es él quien nos guía.
María y Alexandro están siempre a unos pasos detrás de nosotros, así que tampoco hablamos mucho.

No sabía que esto iba a ser tan duro… pero estoy muy contenta de haber venido… mucho.
Besos para todos.
votar

8/1/09

“Ya he salido”


Ya he salido de Tierra Opaca. Hemos estado andando todo el día.
Mis padres se han quedado algo apenados cuando han visto que me iba. Son muy buenos.
Les he dicho que les traeré grandes cosas de las tierras de más allá. Se han quedado conformes.
Saben que yo allí no sé vivir. Desde muy pequeña quise viajar…
Una vez fui con mi tío Nigel al bosque cercano. Vimos un ciervo… estaba herido el pobre. Me puse tan triste que mis padres decidieron que nunca más me dejarían ir fuera de la ciudad.

Hoy ha hecho un día muy soleado. Hemos andado muchas horas, pero me he sentido fuerte. Hemos subido por lo menos tres montañas… mi cuerpo ha aguantado. Me he repetido constantemente: tú puedes, sigue subiendo… y lo hemos conseguido todos.

Mi primo ha hablado mucho con su amiga María. Yo he estado más con Josué. Aunque apenas si hemos hablado. La verdad es que no hace falta. Creo que nos entendemos con solo estar uno al lado del otro.

Hemos acampado en un sitio precioso. Hay un lago y muchos árboles alrededor. Hemos encendido una hoguera y hemos comido conejo. Alexandro es un gran cazador… si no fuera por él, no habríamos comido casi nada.

Yo aún estoy despierta, porque nos estamos turnando para vigilar que no se apague el fuego. La verdad es que no tengo sueño. Estoy tan feliz y tan contenta de estar aquí… todo lo demás no importa. Aunque si soy sincera… algo si. Estoy algo preocupada por mis padres… mi tía Heli se ha ido a vivir con ellos. No está casada y es una mujer muy servicial. Ha sido ella la que ha dicho de cuidarlos.

Bueno… ya me toca dormir a mí. María ya ha abierto los ojos. Voy a soñar… buenas noches.
votar

4/1/09

"Día de Contactos"


Hoy ha sido un día de contactos. Mi primo me ha presentado a muchas personas amigas suyas. Son gente especial… bueno, como mi primo. Cuando le he dicho a una de ellas, que me quiero ir con Alexandro y Josué, me ha animado. Dice María, que ella estaría dispuesta a venir con nosotros. Que sólo tiene que resolver un asunto que tiene pendiente. Entonces… dice, que vendrá.

Estaría muy bien…los cuatro juntos, subiendo montañas y durmiendo al aire libre.
Bueno…aparte de todo esto, mi padre me ha comentado que van a cerrar la posada. Dice que ya están muy cansados y que es hora de dejar a otros que cuiden de ellos.
Me ha mirado con la intención de que me ofreciera a hacerlo… Claro, no lo he hecho. Quiero ser libre…

Muchos abrazos y besos. Voy a leer un rato a la luz de aquella vela blanca. Es ya vieja… por eso alumbra mucho. Nos vemos pronto. votar