11/3/10

“El Dibujo”

Después de mi encuentro con la sombra, estuve enferma varios días.
Jeno venía a verme con cara de preocupación y creyendo que mis males, eran más graves de lo que pienso, que al final han sido.

He soñado con Lorenzo y la anciana.
En el sueño, ambos me decían, que no preocupara. Que aquel ser sólo era producto de mi imaginación y que si estaba tranquila no volvería.
Cuando desperté, recordé el sueño, pero no estaba ni mucho menos tranquila.
Aquel ser, fue demasiado real, mucho más real que el sueño que acababa de tener con los dos ancianos…

Aún tenía escalofríos por mi cuerpo enfermo, cuando, sin entender muy bien qué me impulsó a coger un lienzo y unos colores, terminé dibujando con mis manos, un cuadro  lleno de sombras.
Recuerdo, como mis manos (sin ningún instrumento en ellas), repartían los colores sin lógica alguna.
Al terminar, regresé a mi cama y dormí durante horas.

Cuando Josué y Jeno fueron a despertarme, y vieron aquello, llamaron a Mariana.
Ésta, llego en poco tiempo a la torre. Yo seguía sin saber que había pasado en esas horas en las que dibujé aquel lienzo…

Mariana en cuanto llegó, puso cara de asombro.
-         ¿Quién ha hecho esto? ¿Has sido tú Serena?

Pensando que sus palabras tenían un tono de alarma y miedo, dudé en decir que sí. Pero tuve que hacerlo:
-         Si, Mariana. Parece ser que he sido yo, pero no lo recuerdo claramente. Sólo sé – Me miré las manos todavía manchadas – que he tenido que ser yo…
-         De acuerdo amiga – Dijo más serena Mariana – Este dibujo lo he encontrado esta semana en los restos. Cuando lo vi la primera vez, me dio escalofríos, y ahora que lo veo aquí… me parece todo muy extraño…

Desde que Lorenzo se fue, mis sueños y mis actos, han sido raros y sin orden concreto. Yo eso lo sabía. Pero aquel cuadro, aquel dibujo… que Mariana había encontrado en los restos… eso era otra cosa.  
Esta tarde, iré a verlo a las excavaciones. El dibujo que hay allí, es tan grande, que Mariana no ha podido traerlo a la torre.
La única explicación que Jeno da de todo el asunto, es que mis sueños están controlando mi vida. Dice que he de tener cuidado y volver a ser yo consciente, la que maneje lo que hago…

No sé porque dice eso… yo sigo siendo la misma.
Hasta pronto.
votar

1 comentario:

  1. Un cálido abrazo para ti desde el sol de Cantabria, un poquito escaso por las nubes que acechan por acá.
    Un bello post el que nos acercas, gracias por compartirlo.

    ResponderEliminar