25/3/10

“Inspiración”

Esta semana he entendido que soy yo la responsable de mis acciones.
Desde que pinté aquel dibujo he estado como en una nube.
Todos los días me levantaba sin ganas de nada. Ni tan siquiera de comer. Por eso, he permanecido en mi cuarto todo este tiempo.

Mariana sigue desenterrando “mi dibujo” en los restos.
Jeno ha estado muy pendiente de mí estos días. Sin embargo, contarme la historia de la mujer de mediana edad, le ha dejado algo distante conmigo, a pesar de sus constantes visitas.
Josué por su parte, ha salido de la torre para encontrarse con nuevos estudiantes.
Es posible que en uno o dos días, esté de vuelta.

La niña rubia de la que os hablé en otra ocasión, ha venido a verme todos los días.
Está interesada en mi dibujo. Dice que su padre fue un gran pintor, y que en su tierra es tratado como alguien especial por eso.
Yo le dije entonces, que yo no era la responsable de aquel dibujo. Que sin yo quererlo me levanté y lo hice, impulsada por alguna fuerza que no llegaba a comprender.
Marina me miró, y me dijo:
-         Sí Serena. A mi padre le ocurría lo mismo. A eso le llaman en las tierras de las que procedo, inspiración… Por lo visto – Continuó la niña – Cuando llega, es muy difícil de parar.

Inspiración… eso lo escuché yo una vez en la posada. Recuerdo que llegó un viajero lleno de papeles y grandes libros. Parecía desordenado y algo extravagante.
Cuando me acerqué para ver que deseaba tomar, vi como sacaba una de sus carpetas repletas de hojas, y sin levantar la cabeza de ellas, pidió un almuerzo.
No le dí mucha importancia, hasta que llegó una chica y se sentó a su lado.
-         Vamos Ismael – Le dijo – Tienes que comer algo. Llevas días sin probar bocado y las ideas no te vendrán solas. Hazme el favor de dejar los escritos por un rato.
El joven la miró. Parecía querer hablar con ella, pero en vez de eso, volvió a meter su cabeza en las hojas.
-         Venga hermano… - Insistió la chica – Sé que la inspiración hace días que te persigue como un animal salvaje y que apenas te deja descansar… pero tienes que comer…

Después de aquella escena, ambos terminaron con su comida y se marcharon, no sin antes decirme algo que había olvidado por completo:
-         ¡Qué suerte tenéis vosotros que vivís sin preocupaciones! Mi hermano se está muriendo poco a poco. Sus historias le consumen. Ya no sabe si él es él o un personaje inventado…

El silencio fue mi respuesta. ¿Cómo iba yo a imaginar que aquello de lo que hablaba aquella mujer, algún día me pasaría a mí?

-         La inspiración de mi padre – Continuó la pequeña Marina – era una bendición para nosotros. Sin ella, posiblemente nunca habríamos salido adelante.
-         ¿Cómo es eso? – Indagué.
-         Mi madre y yo, vivíamos aisladas, sin muchas cosas materiales y sin un futuro claro ante nosotras. Mi padre había desaparecido hacía ya unos meses, y no sabíamos que hacer… hasta que mi madre recordó…
-         ¿El qué? – Pregunté.
-          Que mi padre había estado años haciendo dibujos extraños pero maravillosos. Los buscamos y los vendimos. Desde ese día, mi padre es una persona muy conocida en nuestra tierra, aunque él continúa desaparecido…
-         Lo siento Marina. Debe de ser doloroso no tener a tu padre cerca…
-         Si está cerca… - Antes de terminar su frase, Marina salió corriendo en busca de un compañero de clase – Raúl… espérame… - Me miró – Luego nos vemos Serena. Cuídate.

La vi alejarse, deseando que regresara pronto a mi habitación para seguir contándome la historia de su padre… pero aún la espero.
Voy a preguntar a Jeno, cuando puedo salir de esta reclusión casi voluntaria.
Hasta pronto.
votar

2 comentarios:

  1. Enhorabuena Carol, es bonito lo que escribes y con mucho sentido literario. Pasare por aqui con mucha más frecuencia. Ni que decir tiene que estas invitada al mío,..las llaves debajo del felpudo.. ;)
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Hola como va,hoy me subi a mi Peregrino de Sabiduria y sali a conocer nuevos amigos,asi llegue aqui,tienes un sitio muy bueno e interesante,me complace mucho recorrerlo,cuando quieras puedes pasar por casa,yo seguire pasando por aqui para disfrutar de este lugar tan agradable,mucha luz y hasta pronto...

    ResponderEliminar