4/3/10

“Una Sombra”

Vais a pensar que estoy volviéndome loca (eso he estado yo pensando toda la semana).
Alguien ha venido a verme estas noches.
Al principio creí que era Lorenzo, que desde ese lugar al que emigran las almas (como creen en mi aldea) me venía a visitar con el deseo de ayudarme.
Pero pronto me di cuenta de que el ser (por llamarlo de alguna manera), no era el sabio anciano…
A media noche de hace cinco días, me desperté sobresaltada.
Alguien o algo, me estaba oprimiendo el pecho y no podía respirar.
Como si fuera una aparición, o uno de los ancianos voladores del pasado, observé una imagen azulada a los pies de mi cama.
El miedo que tenía, hizo que cerrara los ojos con fuerza. Pero al instante, los abrí (sin yo quererlo).
Mi cuerpo no respondía a las órdenes que yo le daba.
Una voz silenciosa en mi cabeza me dijo:
- Levántate y escribe.
Eso hice.
Esto es lo que escribí aquella noche…
Sin duda, la locura me persigue desde que Lorenzo se fue. Os dejo.
Hasta pronto.

Las luces y las sombras atraviesan el espejo que tengo delante.
Como si estuviera inmerso en una fuente de agua helada, mis manos y mis pies, ya no los siento.
Los sentidos que tenía, parecen haberse borrado.
Quiero gritar pero no puedo, las luces y las sombras me persiguen. Tratan de comunicarse conmigo y quieren saber porque estoy aún aquí.
Yo les digo, que no lo sé, que solo actúo por impulsos, y que la verdadera historia es la que estoy contando en este momento.
Cuando nací, era uno más, como vosotros, pronto me di cuenta de que la vida ya no era como yo desee.
Las personas que allí se mezclaban, eran rayos de luna, comparados con mi espectro de hombre errante.
Las dudas de mi alma, y el corazón extraño que ahora me acompañaba, estaba tan liado como los corazones que había roto.
Mire a todos lados, pero nadie había. Tal vez las personas que allí me acompañaban no estaban o no existían como yo pensé.
Era como si la luna y las estrellas y todo el universo, hubiera sorteado millones de eones para darme aquel instante de felicidad.
Soy tú. Si te lo preguntas y si quieres saber el porque de tu existencia solo debes de ser lo que eres y hacer lo que haces.
Las estrellas y la luna, seguirán ahí por muchos años y nosotros estaremos allí para verlo. Contigo, sin más miedos que los que nosotros deseemos.
Los miedos, así como las inclemencias de otras épocas, los creamos nosotros, con el mero propósito de haceros madurar en esta andadura de locos.
No soy yo quien habla. Ni siquiera soy un espectro de la nada. Soy el alma de alguien que un día creyó que las cosas podrían cambiar y… ocurrió. Las cosas cambiaron, pero cuando quise darme cuenta, ya no estaba vivo para contarlo.
Si quieres saber porque eres tú y no otra persona la que hace esto, has de saber que las circunstancias te han sido propicias.
No tienes que temer volverte loca. Tan solo has de hacer lo que estás haciendo.
Sigue en ello. Sigue en la torre”.
votar

1 comentario: