22/9/10

“Igual Que Un Puzzle”

Mariana ha tenido que irse. Después de conocer, que los huesos eran de ella misma, entró en una especie de locura.
Todas las mañanas, venía a verme, convencida de que no me había contado toda la historia de los huesos:

- Y no comprendo como han llegado hasta ahí… - Me decía todos los días.



Yo, por más que le he contado lo que Jeno y Valentín me dijeron, no llega a escucharlo por completo.

- Que si amiga – Me decía – Las historias esas de fantasía están muy bien, pero te estoy diciendo, que creo que tenía una hermana gemela… ¿No me oyes? – Exasperada y confundida, mi amiga, se movía de un lado a otro de la habitación sin parar – Espero que prestes mayor atención en clase Serena… Espero…

La madre de Mariana murió hace años, y su padre las abandonó cuando ella era una niña. Con su mente centrada en sus conjeturas de una hermana gemela, Mariana decidió hace tres días, ir en busca de su padre.

Todos en la torre, intentaron que recapacitara, mientras que el cocinero y yo, la buscábamos para recontarle lo que no quería escuchar:

- Los huesos son tuyos – Le decía Valentín con expresividad – No tienes más que ver lo que has hallado…

- Mis huesos… – Murmuraba la chica con algo de desprecio – Yo solo sé que lo que cuentas, son relatos de fantasía y que nada de eso es verdad. Lo real es lo que veo, y lo que veo es que esos huesos podrían ser de mi hermana gemela…

- No te preocupes Valentín – Interrumpí – Ella lo descubrirá… cuando vea a su padre y le confirme que nunca tuvo una hermana igual que ella…

- No es eso lo que me preocupa – Dijo el cocinero – Lo que realmente me preocupa, es que Mariana no regresé de su largo viaje… o peor, que no regrese de su mente analítica y cerrada…

Bastante enfadado por la situación que se escapaba de sus manos, Valentín, dejó de hablar y no volvió a buscar a Mariana hasta el día de su marcha:

- Mariana – Le dijo entonces – Ten cuidado con tus pensamientos. Es posible, que seas tú misma la que te pongas trabas a tus descubrimientos… mira más allá de lo que tienes delante y… no tengas miedo en cambiar de opinión. Nosotros estaremos aquí… esperándote…


Por otro lado, la historia del cocinero y Jeno, sí han sido aceptadas a nivel general, por toda la torre. Muchos maestros, han dicho, que algo habían indagado al respecto, y algunos estudiantes han enseñado sus proyectos de investigación acerca del tema.

- Yo estuve con esa idea en mi mente, durante años – Dijo Rosa, una de las maestras de física cuántica – Pero no sabía que hacer para comprobarlo…

- Yo hice un trabajo de clase – Comentó uno sus alumnos – en el que explicaba un experimento con una hoja de un árbol…


La marcha de Jeno y de Mariana, me ha dejado algo sola.

Aunque, por lo menos, sé que la torre está ya despierta y con ganas de trabajar y de investigar.

Eso me tranquiliza y me hace sonreír.

Yo misma continúo escribiendo mi libro del sueño real.

Imagino la torre igual que un puzzle de mil piezas, y que, cada una de esas piezas, forma parte de un pasado, de un presente y de un futuro parecido, pero distinto a éste…

Hasta luego. votar

No hay comentarios:

Publicar un comentario