1/9/10

“La Reunión”

Seguí a Jota con muchas preguntas en mi cabeza.
Si estaba en el futuro, ¿Cómo había llegado hasta allí? ¿Y como era posible que estuviera Jota?

Llegamos al comedor. Allí estaba Valentín con su ropa de cocinero:

- Serena – Dijo – Menos mal que Jota ha conseguido traerte. Venid – Hizo un gesto con su mano – Sentaros conmigo.

Con mi cuerpo totalmente frío e inmóvil, me acerqué a una de las mesas del comedor a trompicones.

- ¿Cómo es que Jota ha conseguido traerme? Yo estaba soñando y…

- Si Serena, ya lo sé – Dijo la voz grave del cocinero - ¿Conseguiste leer el libro?

Atónita ante la pregunta, respondí:

- Solo el principio – afirmé – Pero… ¿cómo sabes lo del libro?

- Es la clave para la reunión de hoy Serena – Respondió Valentín - Es importante que las gentes de tu presente, sepan que la torre aún sigue en pie años después.

- ¡Claro! – Exclamé – Es eso.

- No es solo eso amiga – Dijo Jota – ¿Recuerdas la portada del libro?

- Sí – Respondí entusiasmada – Había un dibujo de la torre y …

Jota me interrumpió:

- ¿De quién era el libro? ¿Te acuerdas?

- Pues… No – Dije sin pensarlo mucho.

- Haz memoria Serena – Apuntó el cocinero – Recuerda…

Intenté ver la portada del libro en mi mente. Unas pequeñas letras en negro, bailaban en mi cabeza.

e n S a r e …

- ¡Serena! – Grité con asombro.

- Bien – Continuó Valentín – Es hora de que traigas el libro, Jota.

Jota miró al cocinero y asintió:

- Lo tengo aquí – Dijo.

Jota sacó, de la bolsa que llevaba colgada, un libro.

- Toma Serena. Página 33…

Cogí el libro con mis manos, sin poder creer lo que veía. Era el manuscrito de mi sueño real. Allí estaba la portada con el dibujo de la torre, y justo debajo… mi propio nombre en letras negras.

Sin esperar, abrí el libro por la página que me había dicho Jota.

- Página 33 – Dije en voz baja – Capítulo 6: “El problema está resuelto”.

Con un pequeño brinco, solté el libro en la mesa.

- ¡Pero…! – Exclamé – Si está en blanco.

- Genial – Dijo Jota – Regresemos entonces.

Un fuerte ruido me asustó y perdí el conocimiento.



- Hola Serena – Dijo Jota a los pies de mi cama – Ya está todo preparado. Todos en la torre, están listos para la reunión.

Abrí los ojos muy despacio. Jota con el ceño fruncido, me siguió hablando:

- Es la hora Serena. Estamos impacientes. ¿Has encontrado la solución?

Me levanté rápidamente y moví la cabeza en gesto afirmativo.

- Parece que sí amiga – Le dije – El problema está resuelto.

Jota muy contenta, me acompañó hasta el patio de la torre. Todos los habitantes estaban allí y parecían inquietos.

- Creo que aceptarán cualquier cosa que les diga – Pensé – Siguen como hipnotizados.

Así fue. La reunión fue breve.

Lo único que tuve que hacer, fue explicar mi sueño dentro de mi sueño.

- ¡La torre sigue en pie en el futuro! No hay nada que temer. Es el miedo el que nos para, el que nos pone las barreras.

Un suspiro unitario, se escuchó en el patio.

- Lo ha conseguido – Dijo un estudiante.

- Sabía que lo haría – Dijo una maestra.

- Nunca perdí la confianza…

Observé las caras de estudiantes y maestros. Todos sonreían aliviados.

Desde ese día, la torre ha vuelto a la normalidad.

No sé bien cómo ni por qué, pero todo está en calma.

Me he puesto a escribir un libro de todo lo ocurrido. Porque… quién sabe. Tal vez el sueño, no lo fue tal.

Hasta luego. votar

No hay comentarios:

Publicar un comentario