25/5/11

“El Viaje de los Cambios”


Un viaje de retorno. Regresar sobre mis pasos después de tanto tiempo, al lugar donde crecí…

&   - Es un viaje de crecimiento para cada uno de nosotros – Dijo la buscadora Estrella la noche pasada – No somos los mismos que comenzamos esta aventura de conocer y aprender cosas nuevas, pero en el fondo sí lo somos.

El galimatías me hizo desconectar de la conversación. Pensé…

“Es una idea curiosa eso de que somos diferentes pero somos iguales… yo creo que soy la misma Serena, pero mis conocimientos son más grandes… y mis habilidades también… Entonces…”

&   - ¿Qué opinas Serena? – Interrumpió mi discurso interno mi amigo Jeno - ¿Otra vez sin escuchar?
Jeno me amonestó moviendo la mano en el aire.
&   - No… - Dije – Bueno, sí. Últimamente no estoy muy centrada. Siento como si estuviera soñando. Todo lo que está pasando, para bien o para mal, nos está haciendo avanzar…
&  - Claro – Respondió mi primo - ¿No es por eso que todos soñamos con este viaje?

Miré a Josué mientras hacía una mueca con mi boca:
&  - Yo no… - Suspiré – Yo no soñé nada de nada. Este viaje me resultó necesario. Nada más. Mi aldea parece que ya no existe… Eso es lo único que me importa.

&  - Será por eso que no tuviste el sueño premonitorio – Intervino Jota, que lanzaba al aire una pelota hecha por ella misma – No necesitabas saber que vendrías… Todos los demás, sin embargo, teníamos que saberlo de algún modo…

Las aclaraciones de Jota me ayudaron a comprender mi situación.
Sigo siendo la que protege al grupo, a pesar de mi falta de sueños… no soy maestra como Josué o Jeno, pero me siento responsable de todos  ellos…

“El Norte está apagado”… Eso decían los que llegaban a la torre. “Las luchas oscuras lo han hecho desaparecer. Nada es lo que era, y no sabemos si habrá esperanza”.

Siempre hay esperanza… siempre hay algo que hacer. Nada está perdido. Al contrario. Ahora es el momento como dije. Lo es. Lo sé desde hace tiempo.

Los pozos profundos se pueden escalar.  Josué lo mencionó el otro día:
&   - Ahora podemos controlar nuestro propio destino. Somos los artífices de las buenas ideas, del renacimiento… somos los dueños de nuestras aventuras…

Caminamos sin prisa, a pesar de los oscuros presagios. ¿Pasaremos por el cementerio? ¿Llegaremos a la cueva?…

No lo sé. Imagino que lo haremos. Pero por ahora, seguimos dialogando como si nada hubiera pasado y como si todo estuviera por pasar…

Somos los artífices de nuestro destino.

Besos para todos. 
votar

No hay comentarios:

Publicar un comentario