15/6/11

“Sin Habla”


Esta semana, nos hemos cruzado con varios excursionistas.

Viven en la montaña más alta del Este, y nos han “contado” miles de historias mágicas.

Cuando los vimos llegar a nuestro improvisado campamento, creímos que eran apariciones. Uno de ellos, proyectaba una sombra tan larga, que fue lo primero que vimos.

- Josué – Advertí – Hay algo raro que nos oscurece.

Mi primo sin mediar palabra, se puso de pie y con gesto atento, respondió:

- No pasa nada – Nos tranquilizó – Parece que se acercan un grupo de viajeros como nosotros.

Estrella también se levantó y se preparó para recibir a aquellas personas:

- Son muy altos – Gritó divertida, mientras miraba – Parecen seres de otros mundos… Manos largas, sombras inmensas… – Estrella continuó riéndose unos segundos – Vamos a verlos.

Josué le puso el brazo delante y le dijo:

- Espera a que lleguen aquí – Su tono era serio y sin emoción – Vamos a comprobar primero si vienen del Norte.

Las tres personas del grupo, se pararon delante de mi primo y de Jeno, que se había puesto también a su lado.

Un chico alto y robusto, fue el primero en hablar, aunque apenas le entendimos:

- Hola. Ser del Este. Andar mucho tiempo y cansar ¿Comida?

Miré extrañada a Jota, que seguía sentada a mi lado, cerca del fuego. Ya era completamente de noche y aquella situación, continuaba siendo extraña y algo tenebrosa.

- Hola – Respondió amablemente Estrella, que se adelantó a Josué – Nosotros venir de la torre ¿Conoces?

- ¿Por qué hablan así? – Le susurré a mi amiga.

- Son del Este y seguramente es la primera vez que salen de su tierra – Respondió Jota convencida de sus palabras – No saben bien nuestra lengua.

Me quedé pensando en ello, absorta y sin darme cuenta de lo que ocurría durante ese rato, a mí alrededor:

“Pero yo pensaba que las lenguas se habían fundido hacía mucho tiempo en una… La telepatía es uno de los “idiomas” universales que nos enseñaron en la torre, y creo recordar, que nos dijeron que en el Este, las personas lo utilizaban desde pequeños, casi sin problemas (no como en mi aldea)… ¿Por qué hablar así?”

- Tiene razón ella – Dijo la joven de pelo oscuro y largo, que seguía al chico alto, mientras me señalaba.

- ¿Yo? – Pregunté casi gritando – Pero si no he dicho nada…

- Sí, claro. Telepatía ser nuestra lengua – Continuó la chica.

- ¿Me has escuchado pensar? – Dije asombrada – Es genial.

“Y sí. Nos enseñan la telepatía desde pequeños. Solemos comunicarnos así. Al hablar nos cuesta más trabajo unir las frases y las palabras, porque el habla es mucho más lenta que los pensamientos” - Me explicó Rosana – “Y a ti, se te entiende perfectamente… ¿Desde cuándo practicas la telepatía?”

Quise responderle, pero Josué y Jeno, estaba acomodando a los otros dos viajeros en la tienda de campaña, y Rosana, fue con ellos.

Os seguiré contando. Ahora tenemos que seguir la caminata…

Cada vez queda menos para el Norte.

Besos para todos. votar

No hay comentarios:

Publicar un comentario