17/8/11

“A La Torre”






Ha pasado tanto tiempo… y sin embargo, es como si el reloj no se hubiera movido.


Todos los recuerdos vagos que guardaba en mi mente, están saliendo casi sin esfuerzo.

Mi verdadero padre dice que hay fanáticos en todos lados:


- Nos quieren hacer mal, hija – Me dijo con un soplo de aire – Son ratas que viven para hacer sufrir a otros como yo.

Le miré e hice un gesto de incredulidad:

- ¿Quién eres tú? ¿Cuántos hay como tú?

Con la expresión de alguien que tiene muchas ganas de hablar, comenzó:

- Soy un perseguido, Serena… Un tramposo que no sabe como pedir perdón.

Su mirada era clara y llena de sabiduría. Algo que hasta ese momento, no había visto en él.

- ¿A quién? – Pregunté convencida de que la respuesta sería: A ti, hija… ¿A quién más sino?
- A todos los de la torre, a todo el sur, a todo el norte, a todo el este, a todo el oeste… - Tragó saliva – A todos los del pasado, a todos los del fututo, a todos los que una vez confiaron en mí…

- Te perseguían… ¿Eras un fugitivo? – Quise saber, sin apenas haber prestado atención a lo que acababa de decir.

- Mírate hija… eres una chispa de vida, una magia en el universo de la desesperación… todo gira en torno a ti…

No quise mirarlo en todo el encuentro. Esta vez, fui sola. Josué pensó que sería la mejor de las opciones:

- Él no quiere verme… yo tampoco a él… - Me confesó serio mi primo – Es un hombre aciago, lleno de miedos y de penumbras… tienes que hablar con él, pero yo no.

Taciturno, Josué se fue en busca de Jeno, que ya había comenzado los preparativos para regresar a la torre.

- En unas horas me voy – Le anuncié al extraño hombre – Necesito saber solo una cosa… - Guardé silencio - ¿Por qué me abandonaste?

La cara del anciano no gesticuló. Se quedó inmóvil y apenas pudo abrir la boca:

- Yo no te abandoné Serena – Dijo con un hilo de voz – Me obligaron. Si no te llego a entregar en la posada… algo muy malo nos habría pasado.

- ¿Eres quién dices ser? ¿Mi verdadero padre?

- Si hija… Créeme… Lo soy.

Miraba a la nada, mientras decía aquello.

- Me engañaron… me dijeron que te vería, que estaríamos juntos cuando fueras mayor… me prometieron que serías feliz…

- Y lo he sido… - Respondí – Eso es cierto.

- Yo lo he intentado – Dijo  tambaleándose – Apenas lo he conseguido…

Su mirada parecía sincera.

- Me gustaría ir con vosotros a la torre – Me soltó sin previo aviso – He de hablar con Lorenzo.

Extrañada y algo atemorizada, pregunté:

- ¿Conoces al Maestro?

Mi padre asintió, mientras susurraba:

- También fue mi maestro… hace mucho, mucho tiempo…

Los chicos vinieron a buscarme justo en ese momento:

- Vámonos Serena – Me gritaron desde lo lejos – Está todo en orden.

Miré desconcertada a mi primo que hizo un gesto afirmativo con la cabeza:

“Lo sé prima – Me dijo con telepatía – He hablado con Lorenzo. Tu padre se viene con nosotros…”.

Estamos en el camino de regreso a la torre. Antes pasaremos por la cueva y si tenemos tiempo, descansaremos unos días allí.

Este hombre, me sigue a cada paso que doy. Está feliz…

Yo estoy agotada.

Hasta pronto.

 


votar

No hay comentarios:

Publicar un comentario