4/1/12

“¿Quién Soy?”




En algún lugar he de encontrar mi sitio…

Hace ya meses que dejé Tierra Opaca, y todo parece igual.

No dejo de viajar en el tiempo. Voy de un lado a otro y me encuentro perdida.

Soñé una vez con el mar. Y ahora, necesito verlo con mis propios ojos.

Creo que en realidad no existe. Nada de lo que sueño, existe realmente.

Vivo en una locura continua.

Mis ancianos padres murieron y descubrí que no eran realmente mis padres…

Ahora tengo escalofríos desde anoche.

Los sueños reales con el Maestro Lorenzo, no me ayudan.

Creo que estoy volviéndome loca.

Mis amigos me visitan casi todos los días y parece que ya están preparados para irnos de esta época… 
¿Mi verdadera época?

Nadie sabe responder a esta pregunta. Ni siquiera el Maestro Lecea.

Cuando fui ayer a hablar con él, me rehuyó:

- No eres la misma, Serena – Me dijo tranquilo – No sé porque sigues aquí.

Ya no me quiere ver. Dice que hace tiempo que no me reconoce…

- Cuando te dejé en la posada, eras una chiquilla llena de vida y de luz – Dijo – Y ahora… tus ojos están tristes y tu mirada perdida… ¿Quién eres?

¿Quién soy? Soy Serena… la maestra de una torre inexistente, de un presente que no conozco… no soy 
nada. Y sin embargo lo soy todo…

Jeno me sonríe… creo que me lee la mente:

- No tienes de que preocuparte, amiga. De todo se sale. Y tú eres el vivo ejemplo de ello.

No quiero hablar con nadie. Ni que me miren…

Necesito estar sola. Muy sola.

Los habitantes de esta realidad, son cada día más violentos y poco razonables.

Nadie se para a mirarme… y siempre escucho gritos y peleas cerca de mi habitación.

Es una época extraña… a la que no pertenezco…

O eso creo…

Mis antepasados me miran en sueños, sonrientes.

- Nada de lo que has aprendido te va a servir en el futuro – Ríen a carcajadas y yo me transformo en un ser chiquitito al que cogen sin esfuerzo – Tus aventuras están acabando Serena – Escucho decir a uno – No eres más que una sombra de ti misma… Tienes que despertar – Me gritan con prisa – Nos tienes que hacer caso, o de lo contrario, no quedará nada para nadie… recuerda – Me susurran – Sigues siendo importante, pero ya no eres la protagonista de la historia.

Y si no soy la protagonista… ¿Quién soy?

¿Cuándo despertaré?

Besos para todos.



votar

No hay comentarios:

Publicar un comentario