1/2/12

“En La Sala De Regreso”



Y Valentín se quedó en aquel pasado…

Jeno y yo nos vimos aquella noche. Ya no parecía tan hinchado y sus ánimos habían mejorado mucho:

- Supe que estaba dormido por una frase que te escuché decir – Me confesó mi amigo.

- ¿Sí? ¿Cuál? – Quise saber.

Jeno no me miró. Simplemente balbuceó unas palabras que no logré comprender:

- Repítelo por favor – Le insté - ¿Qué has dicho?

Algo más claramente, Jeno recalcó la frase:

- “No sois así. Os conozco desde hace tiempo y sé que no os gusta pelearos”.

- ¿Sólo eso? – Dije – Pero sí recuerdo haber sido mucho más explícita en mis argumentos.

- Es posible… - Respondió Jeno – Pero yo no estaba. No sé donde estaba… pero no estaba.

Con aquella duda, nos cogimos de la mano, una vez que ya estábamos en la sala señalada por el Maestro Lorenzo.

La fuerte luz y la voz, volvieron.

- Serena… Veo que has conseguido que Jeno te acompañe… - Se escuchó decir fuertemente a la voz del Maestro.

- Eso parece… - Dije – Pero no creo que el mérito sea mío – Agaché la cabeza y la giré señalando al joven maestro.

- Está claro… - Respondió Lorenzo – Pero tú llevas más de una semana en esa realidad, cuando te dije que olvidaras a tus amigos… Y que regresaras sola…

Jeno me miró con sorpresa.

- No sabía eso – Señaló – Entonces… ¿Nos ibas a dejar en esta tierra hostil? – Preguntó sin creérselo Jeno.

- No – Dije en voz muy alta – Tú lo sabes. Pero reconozco que al final sí estuve a punto de hacerlo…

- Tienes razón amiga – Dijo Jeno con la voz apagada – Han tenido que ser días muy duros para ti…
Lorenzo habló:

- Es la hora… sentaros en el suelo y no os mováis… Es posible que recordéis algún momento significativo que hayáis vivido juntos… Concentraros en la escena.

Sin quererlo, me vi a mi misma sentada junto a un Jeno anciano, que me miraba con amor.

- ¿Estás dónde yo? – Señaló mi amigo.

- Estoy contigo en aquella realidad en la que…

- No digas más Serena. Centra tu atención… es muy importante.

Un gran zumbido, acompañado de un ruido estruendoso, nos hizo desmallar. Eso sí… cogidos de la mano.

Cuando despertamos estábamos en mi habitación:

- Serena, que alegría – Gritó Jota llena de felicidad – Es tal y como lo soñé… de nuevo juntos.

Jeno aún me cogía de la mano y dormitaba a mi lado.

- Amiga… - Destacó Jota - ¿Dónde está el cocinero? ¿No tendría que estar aquí?... ¿Con vosotros?

- Veo que no has hablado con el Maestro Lorenzo – Dije.

Jota abrió mucho los ojos.

- Serena… El Maestro aún no ha regresado del pasado – Dijo asombrada.

- ¿No está Lorenzo? – Pregunté.

- No… Se fue detrás de vosotros. Creo que pensó que le necesitaríais… ¿Ha sido así?

Las dudas creadas en torno al no regreso de Lorenzo, se me escapan de las manos… No consigo entender lo que ha pasado.

Cuando Jota supo la suerte de Valentín, se apagó como una vela, y dejó de sonreír…

- No es posible. Es nuestro cocinero… nuestro amigo… No es posible… - Repitió una y otra vez.

Os seguiré contando.

Besos para todos.




votar

2 comentarios:

  1. Me gusta el blog, es una lectura ligera pero muy agradable. Éxitos Te invito a conocer mi blog, participa en solidario en la blogoteca. Y si te parece que merece un voto, desde ya muy agradecida!!! Ya faltan días nada más para poder votar!! Hasta el 3/2/12.

    ResponderEliminar
  2. Hola Mariela :D Muchas gracias! Me paso por tus blogs ;) Un abrazo

    ResponderEliminar