18/4/12

“Comprender el pasado”

A pesar de los miedos, muchas personas de mi presente, han conseguido convertirse en seres sabios. Muchos de los estudiantes y maestros de la torre, tienen una historia que contar. Más de uno, conoció a algún familiar o antepasado que vivió la guerra y el odio sin sentido del pasado.


He estado preguntando por las salas de estudio. No todos me han querido narrar sus experiencias, pero hay varios valientes, que me han ayudado a comprender mejor las palabras y el mensaje de mi amigo Valentín.


Rosaura es una de las maestras de la torre, que me han sorprendido gratamente.


He estado toda la semana cargada de apuntes y libretas, que he llevado de arriba abajo, como una loca. Apenas he tenido tiempo para nada más.


Reconozco que he estado absorta en las palabras que he escuchado y anotado con dedicación.


Lorenzo y Jeno me han ayudado a recopilar un listado de gente, que me podían servir para mi propósito.


La primera tarde, comencé las entrevistas con la maestra Rosaura.


Rosaura es experta en “Afrontamiento”. Su asignatura, como ella dice, no es ni mucho menos una materia al uso. Ha dedicado toda su corta vida a desarrollar las mejores técnicas para afrontar todo tipo de problemas y situaciones.


- Desde que nací, mis familiares me enseñaron a vivir sin miedos y ha saber elegir lo más adecuado, según el momento determinado.


Su sonrisa es agradable. Siempre está haciendo muecas y a pesar de no conocerme, me trató como si fuéramos grandes amigas.


- El secreto de las relaciones, está en ser uno mismo y en dar a los demás lo que tú deseas que te ofrezcan. Sin miedo y sin vergüenza.


- ¿Crees que contarle cosas íntimas a alguien algo desconocido, es adecuado? – Pregunté, después de que me describiera algunos detalles internos de su forma de vivir.


Rosaura me observó con una risa divertida en su boca.


- Claro que sí. Para mí, tú ya no eres una desconocida, desde que has comenzado a hablarme.


Sorprendida, quise saber el por qué de aquello.


- Tengo desarrollada mi intuición hasta tal punto, que te conozco, aunque no nos hayamos relacionado. Tú eres Serena, una chica sincera y sin tapujos que siempre desea encontrar la verdad, cueste lo que cueste…


La mire, mientras movía la cabeza.


- Sé que no me crees y que piensas que has de comprobarlo por ti misma… vale… estoy de acuerdo. Esta semana quedaremos todas las tardes en el comedor a la hora de la merienda… y hablaremos…


- De acuerdo – Titubeé – Mientras tanto, ¿me podrías contar la historia de tus antepasados?


- ¿Los que vivieron cuándo el mundo todavía tenía una época?


- Sí… Esos – Dije.


- Está bien… Toma papel y lápiz… y siéntate… puede que te haga falta, cuando conozcas los detalles…
Sin pensarlo, me senté y comencé a redactar las palabras de Rosaura.


Os seguiré contando.


Hasta pronto.



votar

No hay comentarios:

Publicar un comentario