20/6/12

"Visitantes de Dormitorio”


- Cuéntame lo que te pasó de adolescente – Me dijo Francisco muy serio – Las profecías de las que hablan los expertos, se basan en que tú eres especial por algo… He escuchado…

El chico tragó saliva.

- He oído – Continuó – Que aquella persona que sepa predecir el futuro y encontrarse en el pasado, será visitada por aquellos que tienen el poder en todas partes… Esos seres eligen a unos pocos y les fomentan el don de la profecía.

Sonreí.

- No te lo creas… Pero tienes que contarme lo que te pasó… sé que ocurrió cuando vivías en tu ciudadela… Habla.

Cuando el chico calló, a mi mente, vinieron multitud de recuerdos enterrados en lo más profundo de mi mente.

- Es cierto – Le dije – Ahora lo veo… Aunque experiencias parecidas, las volví a tener hace un tiempo no muy lejano, no me dieron tanto terror como entonces...

Y comencé a relatarle, algo de mi adolescencia, que nunca le había contado a nadie:

El tiempo se paró.

No estaba sola en aquella habitación. Por lo menos, yo no me sentía sola, aunque no se veía a nadie.

Una larga sombra negra, se mantenía de pie cerca de mi cama.

En un instante, se sentó encima de mí, mientras yo permanecía inmóvil y tumbada en mi cómoda cama.

No podía hablar. No podía moverme. Apenas podía respirar.

No sé que quería aquel ser, y tenía miedo.

Mi garganta estaba seca y deseé beber un litro de agua.

La sombra, seguía presionando mi cuerpo y a mí cada vez me costaba más respirar.

Luché por moverme y lo conseguí. Con mucha dificultad y muy despacio, lo hice.

Hubo unos instantes, que creí que moriría ahogada.

A la noche siguiente y a la siguiente, aquello ocurrió de nuevo. No sé cuantos días duraron aquellas visitas. Solo sé que fue una época difícil en la aldea y para mí.

- Serena – Habló el chico – Por ahora, es suficiente. Sigue recordando. Es importante.

Francisco se alejó del centro del patio, donde nos encontrábamos y yo rendida, me senté en el suelo casi sin fuerzas.

Muchas imágenes se agolpan ahora en mi cabeza.

Sigo escribiendo.

Hasta luego.


votar

No hay comentarios:

Publicar un comentario