18/7/12

"Manipulación"

Nada es como parece.
Lorenzo lo dice a menudo:
- Los corderos no son tan dóciles como aparentan… dentro de cada uno hay un lobo al acecho, esperando la ocasión para atacar.
Sus explicaciones a los acontecimientos recientes en la torre, no me convencen…
La maestra Ana ha sido encerrada por un grupo de hombres, que llegaron a la torre hace unos días.
Todos y cada uno de ellos, se creen los dueños de todos los demás…
Llegaron haciendo mucho ruido, gritando sin parar y obligándonos a obedecerles.
A pesar de que la torre es un lugar mágico, muchos maestros y maestras, se han dejado embaucar por ellos. Entienden lo que han hecho y lo que están haciendo:
- Es necesario… como cuentan que están las cosas fuera de la torre, es normal que tengamos que hacer sacrificios… Y poner orden… - Daniela, la joven maestra de Relaciones, estaba convencida de sus palabras.
- Nada ni nadie es necesario… pero, todos somos parte de la misma cadena y si se rompe una… nos caeremos sin remedio – Jeno quiso convencer a Daniela – Si atacan a algunos sin motivo…nos hacen un flaco favor al resto.
Las discusiones estos días, se han incrementado. El constante murmullo de voces, no ha parado desde que esos hombres, llegaron con su acusación falsa hacía Ana.
- Está mujer ha cometido miles de infracciones en el mundo real – Gritó el hombre más mayor del grupo – Ha gritado y manipulado a un pueblo entero. Tal vez a dos.
Ana no ha podido defenderse de esas falacias.
Lo curioso del asunto, es que esos hombres rudos y antiguos, actúan exactamente como dicen que Ana ha hecho: gritando, usurpando y manipulando.
La duda que me surge ahora, es si los habitantes de la torre, seremos capaces de expulsar a esos nuevos inquilinos.
Casi nadie quiere ir en contra de ellos… muchos permanecen callados, haciendo sus tareas sin rechistar y con algo de miedo:
- Déjalo Serena  -Me dijo el nuevo cocinero, mientras se llevaba los platos del desayuno – Es mejor dejar las cosas como están. Nosotros a lo nuestro y punto… que se encarguen otros de los problemas.
El estar apagados, no nos conviene… Los abusadores, sin embargo, están muy felices de la situación… cuantas menos quejas tengamos, mejor para ellos…
Por eso, esta misma tarde, Jeno, un grupo cada vez más numeroso de concienciados y yo, nos reuniremos en la sala gris. La unión hace la fuerza…
Conseguiremos echar a esos hombres de la torre…
Ana podrá defenderse…
En poco tiempo, lo conseguiremos.
Hasta luego.

votar

No hay comentarios:

Publicar un comentario