10/10/12

"El Espectro Roba Recuerdos"

- Atraviesa el portal.

La voz de mis ancianos padres, me ha perseguido estos últimos días.

Desde que estoy hallando la forma de viajar a la época de Pablo, los sueños reales han regresado con fuerza.

Cada noche, una potente luz blanca, inunda cada uno de mis sueños.

Pablo sin embargo, no aparece en ninguno de ellos...

Quisiera adentrarme más en mi memoria del pasado, para sacar todo lo bueno y sabio de mis otras vidas... pero parece que no lo consigo... por lo menos no del todo.

Esta última noche, la anciana que fui ha aparecido con rabia e intranquilidad dentro de la luz:

- Serena, no dejes que la desdicha y la pena inunden la torre... Los maestros se sienten anestesiados por la experiencia y nada ni nadie les saca de su letargo... no te dejes intimidar por el miedo a la nada... la nada no existe...

Después de esas curiosas palabras, mi antecesora, me ha marcado unos símbolos en el centro de mi frente:

- Estás protegida y señalada... Tu misión aún está incompleta.

Cuando he despertado, entre sudores fríos y cansancio, he conseguido distinguir una sombra en la habitación.

Igual que un espectro, esa silueta, se ha encaramado a la pared y ha comenzado a trepar hacía el techo.

He pensado en cerrar los ojos y apretarlos con fuerza, para despertarme completamente, pero he sabido contenerme.

La oscuridad se ha posado en mi cuerpo y se ha llevado parte de mis recuerdos.

Sé que en el sueño, mi yo pasado, me daba un amuleto lleno de signos y que conseguía descifrarlos casi sin esfuerzo.

- Lo aprendido y afianzado en la memoria no se olvida de una vida a otra - He creído escuchar.

Pero ese ser tenebroso, ha conseguido que lo olvide...

Es posible que la misión de la que hablaba mi otro yo, estuviera escrita en ese amuleto... no lo sé.

Lo que sí sé, es que las sabias palabras de afrontar el miedo en vez de huir de él, se han agarrado con fuerza a mis creencias.

Comprendo lo que decía, porque hoy he podido comprobar las actuaciones de los maestros de la torre...

Casi todos están apáticos. Muchos parecen agresivos ante las preguntas de los estudiantes, y otros simplemente no prestan atención a las suplicas de explicaciones.

Hay un ambiente muy desmotivador estos días...

La marcha de Pablo no ha beneficiado estas sensaciones...

Tal vez haya sido un desencadenante... O tal vez, esto ya estaba presente mucho antes de que el pequeño sabio nos abandonara...

Sea como sea, los sueños reales aparecen todas las noches y en cada uno de ellos, recuerdo algo fundamental para esta época.

Os seguiré contando.

votar

No hay comentarios:

Publicar un comentario