21/11/12

"Cómo se Viaja en el Tiempo"


El pasado del Este, donde he estado tantos días, me ha enseñado lo bueno que tenían las tecnologías.

En la torre, hay muchos detractores de los instrumentos que utilizaban nuestros antepasados para vivir y aprender:

- No desarrollaban la intuición. No les dejaba avanzar - Decían algunos maestros - Y por eso, no eran capaces de desarrollarse totalmente.

Sin embargo, unos pocos creían que la desaparición de lo técnico, nos relegó a una parte de la historia casi repetida en el pasado más remoto.

Cuando vivía en mi ciudadela, no sabía a ciencia cierta, quienes éramos en el pasado de nuestra aldea.

Y tampoco sabía, que hubo una época en la humanidad, que también estuvo rodeada de oscuridad y de miedo.

El líder que vivía en la montaña más alta del lugar, nos tenía atemorizados.

Jugaba a ser el portavoz de los más desfavorecidos, mientras nos amenazaba con el silencio y el olvido.

Leyendo en los libros de la biblioteca de la torre, pude saber que, hace mucho, mucho tiempo, las personas del pasado, sin conocer los secretos de la muerte y de la vida, luchaban y morían por nada. Había mucho odio y pocas ganas de solucionar los conflictos, por eso, el miedo era la clave para ganar el ansiado poder.

Al igual que los dueños de mi pequeño pueblo, pensaban que si silenciaban a los aldeanos, y no les dejaban vivir tranquilos, éstos, les seguirían dando todo.

Y no se equivocaban. El miedo era la amenaza constante.

Por eso, cuando gracias a Valentín, caí en el pasado tecnológico, me empapé de todo lo que no había podido ver en los libros de la biblioteca.

Una de las preguntas que me hice y que llevaba tiempo sin respuesta, fue: ¿Cómo aprendieron los antepasados a viajar en el tiempo y en el espacio? ¿En qué momento de la historia ocurrió?

Desgraciadamente, aquella época aún era muy lejana para responder a esas preguntas, y con el aparato casi mágico que me enseñaba cada día, solo pude comprender que las luchas por la nada, se sucedían continuamente y que se obviaba lo importante.

Por eso, cuando he regresado a la torre (llevo aquí unos pocos días), lo primero que he hecho, ha sido buscar a los sabios de los viajes.

Javier (maestro de viajes extracorporales), me respondió a mi pregunta con otra pregunta:

- ¿Cómo has regresado del pasado, Serena? - Su mirada era cálida y familiar - Si sabes responderme a eso, tú tendrás la respuesta a los viajes.

Sin embargo, no pude hacerlo...

Cuando desperté por la mañana, estaba en mi habitación de la torre, acompañada como otras veces, por mis amigos Jota y Jeno. Los dos sonreían felices de reencontrarse conmigo.

- ¿Dónde has estado? Llevas días desaparecida - Jeno estaba más aliviado de verme que mi amiga.

- Sí... Pensábamos que habías decidió irte - Jota me hizo gestos para que mirará al joven maestro - Estábamos preocupados.

Las dudas de los viajes casi las he resuelto...

Sin embargo, aun no entiendo como desapareció la tecnología de nuestras vidas...

Hasta pronto.



votar

No hay comentarios:

Publicar un comentario