12/12/12

“Dentro”


Los avances en los viajes en el tiempo y en el espacio, se hicieron patentes, en unas décadas algo convulsas. 

Los libros de la torre, apenas recogen la historia de ese momento.

Quise saber más y recordé aquella máquina casi mágica que tuve entre mis manos, en aquel viaje al pasado…

Estaba pensando casi en voz alta, lo maravilloso que sería que no se hubieran perdido las tecnologías, cuando el chico nuevo apareció en la biblioteca con aire misterioso.

- Serena… Veo que tienes mucha curiosidad… - Hizo una pausa, mientras se sentaba en una de las grandes sillas del lugar – Y eso es muy bueno. Así se avanza hacía los descubrimientos.

Lo miré sin apartar mi vista de él.

Sus manos ágiles  sostenían una pequeña pelota. Jugaba con ella y casi sin ningún esfuerzo, la hizo desaparecer entre sus dedos.

Me quedé quieta.

- Puedes cerrar ya la boca – Me dijo Yese – No es para tanto… ¿Aquí no enseñan la magia de los objetos?

Asentí con la cabeza casi inerte.

- Pues entonces, no hay de lo que asombrarse.

Yese es algo mayor que yo y muy alto. Actúa como si fuera un gran sabio que lo conoce todo.

- En el pasado habían muchas personas que vivían hacía dentro - Dijo.

Volví a mover la cabeza en signo afirmativo. No podía moverme ni articular palabra. Me sentía hipnotizada y maniatada.

- Las aspiraciones de unos cuantos, hicieron que los avances se vieran cada día más.

Respiré profundamente.

- Los viajes en el tiempo y en el espacio, fueron prueba de ello.

Necesitaba hablar y preguntar miles de cosas, pero seguía inmóvil.

Yese me explicó entonces, las maravillas que había visto al viajar al pasado tecnológico. Dijo que las revueltas que ocasionaron algunos descubrimientos, dividieron a las personas en posturas radicales y totalmente encontradas.

Su esfuerzo por querer contarme su experiencia, se truncó al llegar a la biblioteca un numeroso grupo de estudiantes.

Dejó de hablar y yo pude por fin mover mi cuerpo.

Miré por un momento hacía mis pies, como si una fuerza me obligara a hacerlo.

Cuando conseguí otear el lugar, Yese ya no estaba.

Dentro de mí, supe que algo había pasado en aquella biblioteca. Algo mágico y poco usual, me había ocurrido.

Desde entonces, lo busco sin éxito.

Esta tarde he quedado con Jeno para que me ayude a descubrir el misterio.

Hasta pronto.


votar

No hay comentarios:

Publicar un comentario