19/12/12

“El Fin de los Tiempos”



Me he despertado esta mañana con una extraña sensación…

Muchos de los habitantes de la torre, llevan varios días intranquilos.

Algunos creen en una especie de maldición que susurran a cada nueva ocasión.

Los maestros también se han contagiado y hablan del fin de los tiempos.

- Hace años una profecía anunció el final de la vida – Escuché decir a un supuesto sabio del Sur – Los seres de la época se prepararon para afrontar sus últimos días… - Mientras hablaba, un pequeño grupo de estudiantes, le atendían con mucho interés – Se dice que el mismo vaticinio ocurrirá en estos días del final del año.

Yese apareció en escena con una leve sonrisa dibujada en su cara:

- El mal de los tiempos no es su fin – Dijo de modo tranquilo y parsimonioso – Sino la simpleza de los que creen con los ojos cerrados y siguen olvidando lo importante de los augurios…

El maestro que hablaba, quedó en silencio y altivamente le dio la espalda al nuevo habitante de la torre:

- No creo de modo simple, sino contrastado – Continuó dirigiéndose a los alumnos, que quedaban escuchando sus ideas. Otros ya se habían acercado poco a poco a Yese.

Yo ocupaba un lugar estratégico, cerca de un muro del patio de la torre, y allí sentada y ocultada de lo que estaba pasando, continué observando:

- Los augurios son solo avisos de que el cambio es necesario para avanzar – Dijo Yese – Los finales dramáticos son invenciones de unos pocos, que quieren controlar a los demás a través del miedo.

El maestro arrogante continuó de espaldas a Yese y sin parecer inmutarse, pero afectado en su tono de voz, siguió con su clase magistral a los dos estudiantes, que aun le escuchaban:

- Algunos nunca creyeron los finales anunciados y no se prepararon… El fin de los tiempos pasados, llegaron con preaviso, y solo unos pocos, supieron escuchar y prepararse para la tragedia…
Yese parecía divertido:

- La tragedia nunca se produjo y los antepasados decidieron que de ellos dependía que el futuro que aún les esperaba, fuera lo más hermoso y constructivo posible… Fue entonces, cuando se avanzó enormemente en la tecnología…

Los últimos estudiantes que permanecían cerca del maestro que había comenzado la historia de la profecía, se alejaron de él.

Sin volverse en ningún momento, el supuesto sabio, se marchó con la cabeza muy erguida.

Yese continuó hablando. Y los estudiantes lo escuchaban con gran admiración.

Sin embargo, otro grupo amplio de personas, incluidos otros maestros, decidieron ofrecer un gran debate sobre el fin de los tiempos…

Ha sido entonces, cuando la mayoría se ha dejado convencer por las amenazas del final y muchos vuelven a parecer muertos que caminan y hablan…

Me da tanta rabia que hayan dejado de pensar… en un lugar en que aparentemente se aprende a eso…

Dentro de un par de días, el final de los tiempos nos volverá a avisar de que las profecías solo existen, como dijo Yese, para recordarnos que el cambio es lo importante a asimilar.

Si somos capaces de cambiar cada día y vivirlo como si fuera el último, no nos importaran los finales azarosos, pues cada día será único.

Besos para todos.




votar

No hay comentarios:

Publicar un comentario