27/2/13

"El Principio del Camino"



Las realidades alternativas, los pasados que nunca se produjeron, el presente que nunca pasó o el futuro imaginado por unos pocos,  eran una quimera para los antepasados...
Sin embargo, una vez que los mundos cambiaron, en el momento en que fuimos conscientes de nuestro gran poder individual y de grupo, esas diferentes realidades, dejaron de ser inalcanzables.
Como os conté, algunos vivíamos encerrados en poblados oscuros, alejados de toda magia y de todo avance.
Yo fui una privilegiada... Vivir en la posada, me permitió desde pequeña, descubrir grandes historias de viajeros, de ermitaños y de habitantes de los lugares más lejanos.
A pesar del silencio y de los días sin luna, muchos aventureros del norte, sur, este y oeste, aparecían en la posada, bien caída la noche...
Nos contaban o escuchábamos como relataban sus viajes y encuentros.
Algunos hablaban de ese lugar lleno de agua salada. Un paisaje azul y blanco, lleno de aves y de viento.
Una pintora de la torre, ha coloreado hace poco ese paisaje tan lleno de luz.
Unas pinceladas que comenzó el querido Maestro Lorenzo, hace mucho tiempo.
Desde que observé la maravilla de ese arte en lienzo, he sentido la necesidad de seguirlo y de  dibujar yo también las estelas de mis sueños.
Algunas noches, me quedó sola en la gran biblioteca, rodeada de los libros de los antepasados, y me sumerjo en esas láminas llenas de historia y de vida.
La vela se van consumiendo a cada hora que pasa, pero apenas noto ese paso del tiempo...
Cuando me quiero dar cuenta, ya es hora de acostarme.
A pesar de todo, me llevó a la cama esos dibujos mágicos, ya que los sueño por la noche y me iluminan las veladas en que no me puedo dormir.
Mi cabeza se llena de esa magia pintada. Puedo sentir y recordar aún sin haberlo vivido, miles de vidas y de horizontes ya desaparecidos.
Creo que mi intuición se está desarrollando a pasos agigantados...
Lorenzo lo sabía y comprendía la necesidad de irse, justo en ese preciso instante.
Yese ha cumplido muy bien su labor y me ha permitido colaborar estrechamente con él.
Me he sentido cómoda ayudando a mantener el equilibrio de la torre y de sus habitantes...
Ayer mismo, hubo una reunión sobre los designios del lugar.
Yese dio un discurso, donde el principal protagonista no era él ni su trabajo, sino todos los que le rodeábamos... Todos eran maestros de la torre, excepto por unos cuantos estudiantes. Todos hablamos y todos escuchamos. Supimos que había llegado el momento de avanzar hacia el futuro de esta realidad.
Estuvimos de acuerdo en hacer cambios en las clases y en la forma de actuar con cada uno de los residentes de la torre.
Es posible que este sea el principio del camino, pero está claro que en un futuro paralelo, el camino ya está marcado y trazado casi sin esfuerzo...
Tan solo nos resta seguirlo.
Voy a continuar con mis pinturas.
Hasta luego.


votar

No hay comentarios:

Publicar un comentario