20/2/13

"Los Antepasados"


Hace tiempo comenzó mi viaje hacía la torre.
Han pasado pocos años pero a mi me han parecido décadas.
La magia, a pesar de conocerla desde niña, no se hizo patente y real hasta que no salí de mi desaparecida aldea junto a mi primo Alex, María y Josué.
Los caminos del norte eran fríos. Las grandes montañas nos rodeaban por todas partes...
Cuando llegué al sur, dejé de ver ese paisaje inmenso, aunque los bosques estaban llenos de la misma energía.
Recuerdo haber andado descalza por el césped mojado, sin pensar en nada, sin saber lo que me depararía el camino.
Aún no conocía los viajes en el tiempo y en el espacio.
Todavía no había visto la muerte tan cerca ni tampoco había navegado en mis sueños.
Sin embargo, me acuerdo que era ya quién soy. Mis conocimientos no me definían como Serena...
Es curioso que en la época de los antepasados, eran los conocimientos los que marcaban las diferencias. También la edad...
No se tenían en cuenta otros aspectos de las personas y muchas cosas giraban alrededor de un papel normalmente sucio.
Creo que los que hablaban de telepatía, los tachaban de orates sin remilgo alguno.
Y se comunicaban con aquellos aparatos electrónicos tan curiosos que conocí cuando estuve en mi viaje al pasado...
Las tecnologías salvaron tantas vidas...
Y casi de la noche a la mañana, desaparecieron sin más...
Sé que avanzamos a pesar de todo, pero dejamos muchas cosas buenas en el camino.
La telepatía se desarrolló por necesidad y muchos de los que no se supieron adaptar, perecieron o enloquecieron rápidamente.
Otros se encerraron en pueblos oscuros, como mi ciudadela Tierra Opaca, y dejaron que unos pocos los gobernaran bajo amenaza de perderlo todo... Aunque ya estaba todo perdido...
La torre fue mi renacimiento.
Y el avance de muchos descubrimientos y hallazgos necesarios para continuar con la aventura.
La torre seguirá aquí aunque desaparezca.
Siempre estará presente.
Aquí y ahora.
Hasta luego.

votar

No hay comentarios:

Publicar un comentario