27/3/13

"Visitante Inesperado"




Alguien del pasado más remoto, ha aparecido esta semana en la torre…
De repente, el cielo se nubló y comenzó a surgir de entre las tinieblas, una gran luz blanca muy potente…
Los pitidos esta vez, han sido tan insoportables, que la mayoría de los habitantes del lugar, se desmayaron cuando el nuevo visitante llegó…
Yo misma perdí la conciencia…
Recuerdo ver toda la escena que voy a describir ahora, desde lo alto, como si volara por encima de la torre:
Los tonos oscuros de las nubes, se fueron convirtiendo en rosas y blancos. Poco a poco un haz de luz atravesó el cielo de arriba abajo. De dentro de esa luz, un hombre con el pelo muy oscuro y largo, aterrizó como si fuera un pájaro.
Sus ropas eran muy extrañas. No se parecían a nada de lo que había visto. De todas formas, desde arriba no podía distinguir bien los detalles…
Fue entonces cuando me di cuenta de que estaba sobrevolando la escena. Un escalofrío recorrió mi cuerpo transparente, cuando me vi tumbada en el centro del patio donde estaba cuando ocurrió aquel fenómeno. Llegaba tarde a una de las clases de Telepatía Avanzada, y sin previo aviso, me desvanecí junto al resto de los estudiantes que atravesaban el patio en aquel momento.
El hombre iba vestido todo de negro con una especie de olla cerrada en una de sus manos. A pesar de que era varón, llevaba botas con un gran tacón y tacos brillantes en la chaqueta… su largo cabello lo acompañaba una poblada barba y bigote.
Quise acercarme a él, para averiguar quién era, pero una especie de viento muy fuerte, me arrastró de nuevo hacía mi cuerpo yacente”.
Me incorporé tosiendo y exhausta por lo vivido.
Jeno salió de una de las salas y vino corriendo a mi encuentro:
- Serena… - Dijo con tono amable - ¿Estás bien? ¿Qué ha pasado?
Le expliqué lo que había visto y asintió:
- Has tenido una experiencia extracorpórea… cuando se atraviesa el espacio y el tiempo, suele aparecer estos fenómenos tan especiales… - Me informó mientras me sujetaba por un brazo.
- Entonces… - Susurré sin ganas – Lo que he visto ha sido real…
Y sí… por supuesto que había sido real. Tan cierto, como mis ganas de salir corriendo en busca del desconocido.
- Tranquila – Señaló Jeno – Puedes marearte si te mueves muy bruscamente… No tengas prisa. Estoy seguro que Lorenzo ya habrá ido en su busca.
Aquel hombre era como un brujo de otra época… sin embargo, no dijo ser eso.
Cuando el Maestro me lo contó esta mañana, no podía creerlo:
- Es un científico – Me dijo – Dice que su grupo de estudio, han conseguido hacer este viaje en el tiempo y el espacio, pero de modo casi inesperado… Ha venido con noticias del pasado muy importantes para nuestro presente…
- Y… - Comencé a indagar - ¿Por qué va así vestido? – Hice una pausa - ¿Todo el mundo viste así en su época?
Lorenzo sonrió…
- No para nada – Dijo el Maestro – Tan solo refleja su modo de vivir… Dice iba a sentarse, en el momento del viaje, en un aparato de metal para desplazarse… Moto, creo que ha dicho… Pero ésta parece que no ha llegado con él…
- Es una pena – Respondí – Tal vez cuando se recupere, tenga ganas de dibujárnosla…
- Es posible Serena, es posible – Acentuó el anciano – Pero tienes que saber que esto que ha pasado, es algo demasiado sorprendente… - Tragó saliva – En su época, aún no se habían descubierto los viajes en el tiempo y el espacio… quedaba mucho tiempo para eso… Si ha llegado aquí – Suspiró – Es por algo… algo importante y que nos atañe muy de cerca…
Los secretos del nuevo visitante, nos tienen anestesiados y con ganas de descubrir sus historias…
Es posible que esta noche vaya al comedor a cenar con todos…
Deseo que así sea.
Hasta pronto.

votar

No hay comentarios:

Publicar un comentario