17/4/13

“Silencio Sin Vida”



El universo se cerró sobre sí mismo y dejó de respirar.
Como buenos estudiantes, navegábamos todas las semanas en las clases de la torre, sin muchas expectativas de tener experiencias realistas de lo que nos enseñaban…
Hasta que llegó Juan con sus historias sorprendentes de otra época, llena de misterios tecnológicos y de investigaciones incipientes.
- Todos somos descubridores – Gritaba esta mañana en una de las salas azules – Y todos y todas, tenemos la posibilidad de cambiar el rumbo de los acontecimientos.
Desde que el nuevo habitante de la torre nos imparte clase, no hay estudiante que no prefiera sus charlas a las largas e inacabadas lecciones de Teodora… Una mujer muy sabia y anciana, que dedica prácticamente todas las horas a respirar de modo consciente.
- Si algún vez queréis ser felices de verdad – Dice siempre Dora con voz apacible y serena – Respirad, respirad sin miedo.
Las luchas internas de algunos maestros son dignas de aparecer en las revistas de la gran biblioteca… No hay violencia ni desagravios, sino discusiones cargadas de sentido y respeto.
- Soñé con una chica de la torre – Dijo Juan casi al finalizar su clase de hoy – En realidad no fue un sueño… Para mí, fue algo tan vívido que pensé que era real… Lo estuve pensando hasta que desperté…
Todos permanecimos en silencio.
- No recuerdo el rostro de aquella persona… - Continuó – Sé que era joven y con el pelo largo. Permanecía en el cabecero de mi cama… Observándome…
Fue cuando el murmullo se hizo patente en la sala.
- De donde yo provengo nunca habría contado tal cosa – Casi susurró – Me habrían tomado por loco – Su sonrisa alegre y sus ojos llenos de brillos, nos trasladaban a un lugar cálido y mágico, lleno de tranquilidad.
Muchos sonreímos.
- Serenamente… - El científico me buscó entre la multitud y guiñó un ojo – Sé que aquella experiencia fue real y sobre todo muy positiva… Aunque – Guardó silencio – Me asusté al principio…
Asintió con la cabeza, acompañando su gesto con los brazos hacia arriba.
- El pasado se ha esfumado – Dijo – El futuro no existe… Vivo en una burbuja de realidad que me arropa cada noche…
Lorenzo entró entonces en la sala.
- Me he de marchar ya… - Señaló con tono de pena – No es un adiós… Es un hasta pronto.
Miramos boquiabiertos al Maestro Lorenzo… Éste se acercó rápido a Juan y le cogió de su brazo derecho.
- Es posible que volvamos a ver a nuestro invitado – Afirmó Lorenzo – Pero por ahora, creo que he hallado la forma de que regrese a su época…
El silencio congeló el ambiente, como si un gran cuchillo afilado nos hubiera arrancado un poco de nuestra vida…
Nada ni nadie existe ya.
El universo se pierde.
Todos somos sombras y observadores de lo sucedido…
Os seguiré contando.
Hasta pronto.

   


votar

2 comentarios:

  1. Siempre me han gustado los relatos de Ciencia-Ficción, por lo que me tendrás por aquí para leerte.
    Saludos, manolo
    http://marinosinbarco.blogspot.com.es/

    Precisamente vengo de dejar un comentario "Futurista en el blog de un buen amigo:
    Puedes verlo en:
    http://elviejo-aprendiz.blogspot.com.es/

    Gracias , manolo

    ResponderEliminar
  2. Hola manolo :) Qué bien! Me alegrará que vengas a leerme :D Gracias por tu comentario :) Un abrazo

    ResponderEliminar