22/5/13

“Esperando A Juan”


El humo que sale de los medios de transporte de esta época, no me deja respirar.
Cientos de personas caminan deprisa y sin sosiego por amplias calles, adornadas a los lados con habitaciones acristaladas.
Entran y salen de esos lugares, cargados con bolsas y dando empujones sin mirar a nadie.
Creo que las gentes de esta realidad, se han vuelto todas locas.
La vegetación y la maleza, la tienen atrapada en cubículos sin vida… Tan solo, se ven algunos árboles por las vías, aguantando el humo que no deja respirar.
Valentín me lo advirtió cuando desperté en aquel pequeño cuarto:
- No les prestes mucha atención – Me dijo – Es mejor que hagas como si no estuvieras aquí… - Tomó aire – Creo que es lo que hacen ellos…
Medio en broma, medio en serio, mi amigo el cocinero, me hizo escuchar un montón de ideas que tiene sobre los habitantes de este presente tan remoto.
- Son como moscas – Afirmó – Cuanto más calor hace, más atontadas parecen y nada les importa.
Deseé en aquellos momentos, estar en la torre, rodeada de naturaleza.
- Es asfixiante – Le dije a Valentín, mientras tosía – No sé cómo pueden soportarlo.
- Están preparados – Respondió – Ten en cuenta que llevan años así. Muchos nunca han salido de estas metrópolis y no sabrían reconocer ni un cerdo…
Anonadada ante todo lo que veo, he decidido aprender mucho más de estos seres tan alocados.
- Bueno Serena – Me ha dicho hace un rato mi amigo – Me voy a trabajar al restaurante de abajo… - Mientras cogía las llaves del apartamento-habitación, ha continuado con sus recomendaciones - No se te ocurra poner eso que llaman televisión mientras estoy fuera… Corres serio peligro de no poder apagarla.
Con su tono guasón, Valentín se ha ido, dejándome el aparato que maneja ese trasto, encima de la mesa.
Llevo un rato mirando por la ventana y con dudas de si encender el artefacto.
No sé si mi amigo estaba de broma o no…
Lo que sí sé, es que ya llevamos aquí varios días y aún no hemos encontrado a Juan.
Dice Valentín que él vendrá a nosotros.
- ¿Cómo? – Le he preguntando con asombro.
- Le he dejado un correo en su bandeja de entrada – Sin más explicaciones por su parte, creo que he podido entender que al ser él cocinero, le ha dejado una carta en una bandeja del comedor dónde trabaja desde que llegamos.
Aunque no tiene ningún sentido que Juan sepa dónde trabaja mi amigo…
En fin…
Este presente es un lío.
Espero que Juan aparezca pronto.
Hasta luego.


votar

No hay comentarios:

Publicar un comentario