1/5/13

“Investigando el Pasado”


He estado despierta toda la noche, ayudando al Maestro Lorenzo para poder ir a la realidad del científico Juan.
Me ha dicho, que viajar en el tiempo y en el espacio hacía ese pasado, nos va a resultar algo complicado.
- Ese pasado es muy remoto – Dijo el Maestro, mientras releía un par de grandes libros en la sala principal de la biblioteca – Y has de tener en cuenta, que si vamos a un lugar así, podemos quedar atrapados allí…
Parece que Lorenzo ha decidido acompañarme en la aventura, a pesar de mi insistencia en que prefiero ir sola.
- Nada ni nadie me convencerán de no ir – Le dije al Maestro – Tengo que saber que ocurría en esa época.
Después de mucho trabajo, esta mañana hemos encontrado un libro del pasado remoto de Juan. Curiosamente no sale en los legajos de entonces.
Nadie explica como viajar en el tiempo y ni tan siquiera se nombra la figura de Juan.
No lo podemos entender. Creemos que algo le pasó a nuestro inquilino del pasado, cuando salió de aquí.
Mi amiga Jota me consuela diciendo que lo más seguro es que esté bien, que solo silenciaran sus descubrimientos por ser demasiado nuevos y excepcionales.
Su embarazo parece que la hace más intuitiva que antes. Muchas madrugadas la veo sola por el bosque cercano, descalza y danzando al lado del árbol viejo.
- No tienes que temer nada – Me dice – Todo está bien. Juan es un científico con muchas ideas. Algo hará para regresar a este presente.
A pesar de que entiendo las palabras de mi amiga y de que algo me tranquilizan, no dejo de pensar en lo poco que he dormido hoy.
Mis ojos se cierran y necesito un desayuno como los que me regalaba Valentín.
Sin comida y sin descanso en el cuerpo, veo todo de modo más realista que Jota y mucho más preocupante.
No creo que en la realidad de Juan le trataran bien. De hecho, pienso que es probable que incluso le pasara algún accidente preparado con su moto.
- En mi realidad – Me dijo Juan en una de las ocasiones en que nos quedamos solos – Las personas caminan hundidas en sus quehaceres. Los niños corren, saltan y juegan y los mayores, pelean entre ellos. No hay nada especial en mi época – Suspiró – Tan solo un puñado de personas que creen en el cambio global y lleno de conocimientos, pero…
Juan parecía atrancarse en sus palabras, cuando le afectaban sentimentalmente.
- Esas personas – Continuó – No tienen el poder real… Tan solo unos cuantos sueños rotos.
El desencanto de Juan se hacía patente en esas palabras llenas de dolor.
- Ojalá seamos capaces de convencer a los de mi realidad de que los viajes en el tiempo y el espacio son más que posibles, y dejen de gritar por argumentos que no conducen a nada.
Lo cierto es que me contó la historia de unos letrados, que se reunían delante de una especie de aparato de transmisión y que no hacía más que gritar y protestar por temas superficiales.
- Desvían nuestra mirada hacía esos debates sin fundamento, para que no veamos la realidad de sus manipulaciones.
Apenas comprendía los artefactos que rodeaban sus vidas, pero su desdicha se hacía fuerte y me motivaba a seguir conociendo más sobre el nuevo habitante de la torre.
- No pasa nada Serena – Lorenzo me ha sacado de mis pensamientos más derrotistas – Creo que he encontrado la solución al viaje y al por qué Juan no sale en los libros.
Estoy muy cansada esta mañana.
Necesito desayunar y tomar fuerzas.
Van a ser horas muy intensas.
Hasta pronto.


votar

2 comentarios:

  1. Anónimo7/5/13 23:40

    There's certainly a great deal to find out about this subject. I really like all the points you have made.

    Feel free to visit my blog :: joshwind51.xanga.com

    ResponderEliminar
  2. Hi Anonymous :) Thanks for your comment. A greeting!

    ResponderEliminar