24/7/13

“Todo Está Conectado”

Desde que estoy en esta nueva y estrafalaria realidad, en donde nada ni nadie se parece a lo que conocí, hay hechos que ocurren como si estuvieran entrelazados.
Jeno ya me explicó, en los primeros días que nos conocimos, que las coincidencias no existen.
Con su especial forma de ser y de actuar, me hacía sentir cada día, como si miles de partículas mágicas nos señalaran el camino.
- Al final de los días opacos – Me decía – Hay muchos días llenos de color.
A pesar de que respiro y como, no me siento viva.
La realidad absorbente en la que me encuentro, es como una especie de poblado oscuro y sin vida.
La mayor parte del tiempo estoy sola.
Este sitio aséptico y sin humanidad, no es el mejor lugar para recuperarme.
Así se lo he dicho a mi amiga Jota.
No sé por qué, me resulta la más desconocida… Su barriga de embarazada, no es tan grande como la recordaba y no lo entiendo…
- ¿De cuántos meses estás? – Le he preguntado con dudas – La Jota que yo conozco estaba embaraza de más tiempo…
- ¿De cuánto piensas que estoy? – La cara de mi supuesta amiga era afable a pesar del tono imperativo de su pregunta.
- Pues desde hace… - Comencé a contar los días y semanas desde que supe que Jota estaba en estado – No puede ser – Gemí – Tendrías que estar de más de nueve meses…
Con la cara desencajada ante ese descubrimiento, cerré los ojos y comencé a darme cuenta de que tal vez estaba realmente loca.
- En octubre vendrán Paula y Lucía – Dijo Jota con buen humor – Es tan curioso que hayas soñado que estoy embarazada… A pesar de que estabas en coma…
Me contó que Josué y ella, hacía más de un año que habían decidido ser padres.
- Tu primo y yo nos pusimos de acuerdo hace ahora más o menos un año... ¿Ese es el tiempo que la Jota de tu historia lleva embarazada?
Asentí…
- Es posible – Susurré – Pero no tiene sentido… Nada tiene sentido.
Agobiada por el cuestionario, decidí cambiar de tema.
- Jeno es una persona muy importante en mi vida de allí – Le dije - ¿No existe en ésta realidad?
Jota rió entre dientes.
- Jeno se llama el enfermero del turno de noche… - Me miró a los ojos – ¿No me digas que te has enamorado de él?
Cada vez me creo menos lo que me está pasando…
Es imposible que todo sea producto de mi imaginación…
Tengo que salir de este lugar…
Tengo que encontrar la forma de regresar a la torre.
Hasta pronto.



votar

No hay comentarios:

Publicar un comentario