30/10/13

“Soy Quién No Fui”

La oscuridad del agujero ha dado paso a una claridad inimaginable.
Miles de partículas han inundado la sala, llenando mi soledad de luz y de esperanza.
Algunos dicen que he estado fuera del mundo, desconectada del ahora.
Otros, me señalan como un objeto de investigación.
Serena ha estado marcando los ritmos de la torre en su cabeza. Todos sabemos que se ha creído igual de mágica que las enseñanzas ascentrales del lugar”.
Con media sonrisa, he asentido a todas las palabras insulsas y vacías de sentimiento.
Yo sé donde he estado y sé lo que he visto.
Nadie me podrá negar que mi realidad, haya existido.
Al igual que la realidad de los demás, mi forma de ver lo sucedido, ha sido única.
Quisiera poder explicaros mejor porque nadie ha podido afirmar de mí, que he vuelto del otro lado para quedarme más viva que nunca… Pero no puedo. Y creo que es porque muchos de los que ahora me observan como si no formara parte de su historia, se han acomodado en sus lujosos cuartos llenos de cachivaches e investigaciones atrasadas.
Dicen que los seres extraños no existen. Que nunca han existido.
Yo, por el contrario, afirmo que son y que serán protagonistas de estas paredes.
La luz mágica está en mi interior y os aseguro que una vez que se ha visto, no se puede olvidar ni renegar de ella.
Cuando las manos frías del ser, me sumergieron en su mundo, sentí la fuerza de la nada y lo asombroso del todo.
La materia no existe tal y como la conocemos.
Somos seres apagados porque no hemos encontrado aún las claves para encendernos.
Aparentar ser lo que no somos, nos convierte en seres huidizos y sin conexión.
Dicen que no he vivido muchas vidas antes que esta…
Yo os puedo confirmar, que mis aventuras han sido reales… Tan reales como estás letras que estás leyendo ahora.
Mi capacidad para comunicarme en el tiempo y el espacio, no tiene parangón.
Mis conocimientos no vienen de mí únicamente.
Lo sé desde hace mucho tiempo… Desde que sentada al calor del fuego de la gran chimenea de la posada, me imaginaba e incluso veía en mi interior, un lugar cálido y mágico, lleno de seres estrafalarios y amables.
Vivir en la torre no ha hecho más que confirmar mis sospechas de que nada es como aparece.
Ni la vida tal y como la conocemos, ni la muerte.
Nada de eso existe.
Tan solo somos reflejos de nuestra mente y de nuestras vivencias.
Yo sé que soy Serena, porque una vez me miré al espejo y no me pude reconocer.
Hoy os pregunto…
¿Os habéis dado ya cuenta de quienes sois?
Hasta pronto.



votar

No hay comentarios:

Publicar un comentario